The Times también se rinde a Ayuso: “la Dama de Hierro española” que busca la “cabellera de Sánchez”

El diario británico pone en valor el coraje de la presidenta, su resultado electoral en feudos tradicionalmente de izquierdas y el hecho de que se defina a sí misma como “una inconformista de clase media que habla con franqueza”

Imagen del artículo que le dedica The Times a Isabel Díaz Ayuso
Imagen del artículo que le dedica The Times a Isabel Díaz AyusoThe TimesThe Times

Tras su victoria en las elecciones del 4 de mayo, Isabel Díaz Ayuso ha logrado una importante repercusión en la Prensa Internacional, desde Europa a América del Sur. El cambio de tendencia que este resultado puede ocasionar en la política española a nivel nacional ha sido uno de los puntos sobre los que más interés han puesto los analistas internacionales. En esta línea, el británico “The Times” ha publicado este viernes un reportaje sobre la figura de la dirigente popular bajo el título “Isabel Díaz Ayuso, Dama de Hierro de Madrid, pone su mirada en el primer ministro de España, Pedro Sánchez”.

Destaca de ella que asestó “una humillante derrota al gobierno socialista duplicando el número de escaños de su Partido Popular en las elecciones regionales anticipadas de la semana pasada, en gran parte debido a que mantuvo abierta la capital española durante la pandemia”. Y que lo hizo, además, tras una campaña en la que el presidente Sánchez y su hasta entonces vicepresidente, Pablo Iglesias, se implicaron personalmente a la hora de tratar de hacer caer a Ayuso del Gobierno de Madrid: “Cuando todavía seguían incrementándose los votos de la victoria de Ayuso, Iglesias anunciaba que se retiraba inmediatamente de la política”, destaca a modo de resumen de esta confrontación de liderazgos.

El artículo asume además que la victoria de Ayuso cambia el panorama político español más allá del varapalo a Sánchez: “Ayuso ha golpeado al Partido Socialista, ha sacudido la posición de Sánchez mientras arrasaba por completo al partido de centro derecha Ciudadanos y obstaculizaba el avance del partido de extrema derecha Vox”. Y en lo que tiene que ver con las posibilidades del PP de desbancar a los socialistas del poder en la arena nacional, el artículo plantea que Ayuso puede ser un ejemplo para su propio partido: “Descartada por sus oponentes como una populista trumpista y una novata liviana, Ayuso ahora es considerada una futura líder nacional y su estilo de conservadurismo liberal se mantiene como un modelo para ganar futuras elecciones generales”.

Pone en valor su coraje, su popularidad en barrios considerados tradicionalmente como feudos de la izquierda y el hecho de que se defina a sí misma como “una inconformista de clase media que habla con franqueza”. Sobre sus posibilidades como líder del partido a nivel nacional, el diario británico recuerda que Ayuso nunca ha hecho públicas este tipo de aspiraciones: “Rechaza las especulaciones de que Pablo Casado, el líder nacional del PP, parece un poco nervioso por el éxito de su amiga y designada. “La gente me compara con Casado, pero él es pragmático y se da cuenta de que este resultado nos ha brindado un nuevo camino”, dijo. “Creo que, mas que sentir temor, lo está disfrutando. El verdadero miedo sería pensar que no es posible el cambio en España”.

Subraya que el ADN de Ayuso es el liberalismo de “bajos impuestos, menos burocracia y seguridad para los negocios. Y, “con su cerveza terminada” y mientras “sus fans” le preguntan ”si podían tomarse una selfie con ella, su estado de ánimo triunfal era obvio. “Me inspiro principalmente en el liberalismo español”, concluyó. “Se remonta a la generosidad y el esplendor de Don Quijote”. Por dentro recuerda The Times, Ayuso ya ha conseguido varias cabelleras de rivales políticos. Aunque aún le queda alguna: “A pleno sol, bebiendo de una botella de cerveza frente al Café Gijón en el centro de Madrid, Isabel Díaz Ayuso recontaba las cabelleras políticas que acaba de conseguir en su rotunda victoria electoral. Después de una pausa, bromea: “Casi consigo la de Sánchez también”.

Artículo íntegro publicado en The Times sobre Ayuso

Isabel Díaz Ayuso, Dama de Hierro de Madrid, pone su mirada en el primer ministro de España, Pedro Sánchez

Por Isambard Wilkinson
A pleno sol, bebiendo de una botella de cerveza frente al Café Gijón en el centro de Madrid, Isabel Díaz Ayuso recontaba las cabelleras políticas que acaba de conseguir en su rotunda victoria electoral. Después de una pausa, bromea: “Casi consigo la de Sánchez también”.
Ayuso, de 42 años, presidenta de la Comunidad de Madrid, es la estrella conservadora en ascenso en España; Pedro Sánchez, de 49 años, es el primer ministro. Ella infligió una humillante derrota al gobierno socialista duplicando el número de escaños de su Partido Popular en las elecciones regionales anticipadas de la semana pasada, en gran parte debido a que mantuvo abierta la capital española durante la pandemia.
Sánchez ha decidido participar en la campaña electoral regional de los socialistas al igual que su vicepresidente Pablo Iglesias (42), líder del partido de extrema izquierda Podemos, en lo que ha constituido una contienda de David contra Goliat.
Cuando todavía seguían incrementándose los votos de la victoria de Ayuso, Iglesias anunciaba que se retiraba inmediatamente de la política.
Su derrota ha sacudido el panorama político español. Ayuso ha golpeado al Partido Socialista, ha sacudido la posición de Sánchez mientras arrasaba por completo al partido de centro derecha Ciudadanos y obstaculizaba el avance del partido de extrema derecha Vox.
Cuando Iglesias selló su retiro político cortándose la coleta, rápidamente circularon memes de Ayuso sosteniéndola en alto como un matador con una oreja de toro después de una faena triunfal.
Descartada por sus oponentes como una populista trumpista y una novata liviana, Ayuso ahora es considerada una futura líder nacional y su estilo de conservadurismo liberal se mantiene como un modelo para ganar futuras elecciones generales. Mientras que la izquierda lame sus heridas y busca chivos expiatorios de su derrota, en las calles de Madrid la detienen para aclamarla como heroína.
"Eres una luchadora. Tienes coraje”, le dijo una mujer durante la entrevista con The Times. "Gracias por defendernos".
Ayuso cree que Sánchez tiene los días contados. “La elección ha generado una enorme esperanza en Madrid y en toda España para quienes buscan un tipo de alternativa política”, dijo. “Sánchez está enormemente desacreditado. La gente no confía en él “.
En contraste con el distante primer ministro, su mensaje de "¡libertad!" a los votantes fatigados por la pandemia y su arriesgada táctica de mantener abiertos los negocios, en particular los bares y restaurantes, que le dieron su nombre a pizzas, cervezas y varios platos, forjó una estrecha relación con gran parte del electorado.
A diferencia de muchos miembros de la elegante élite política española, Ayuso se define a sí misma como una inconformista de clase media que habla con franqueza. Su popularidad, que le aseguró la victoria en distritos obreros tradicionalmente socialistas como Fuenlabrada y Puente de Vallecas, ha provocado el pánico en la izquierda. Ella cree que sus temores están justificados, diciendo que su victoria ha cambiado el rumbo del PP y que su éxito puede reproducirse a nivel nacional. “De esta forma podemos empezar un nuevo camino para el centro y centro-derecha españoles”.
Aunque es casi una libertaria, es cautelosa con el capitalismo sin restricciones y cree que el estado debe proteger y pagar a los verdaderamente necesitados. Rechaza las especulaciones de que Pablo Casado, el líder nacional del PP, parece un poco nervioso por el éxito de su amiga y designada. “La gente me compara con Casado, pero él es pragmático y se da cuenta de que este resultado nos ha brindado un nuevo camino”, dijo. “Creo que, mas que sentir temor, lo está disfrutando. El verdadero miedo sería pensar que no es posible el cambio en España”.
Los analistas reconocen que su triunfo ha impulsado el perfil nacional del PP, pero señalan que con al menos dos años hasta las elecciones generales, Sánchez está lejos de morir. “Esperará hasta que se complete el programa de vacunación y la recuperación económica”, dijo Pablo Simón, profesor de política en la Universidad Carlos III de Madrid. Añadió que Madrid es políticamente muy diferente a otras regiones españolas como el País Vasco o Cataluña, donde el PP fue aplastado en las regionales.
Sin embargo, algunos de los críticos con Sánchez dentro de su propio partido dicen que la derrota en Madrid, en la que los socialistas también cedieron votos al partido verde izquierdista Mas Madrid, lo ha debilitado, acabando con sus ambiciones de liderar la izquierda europea.
Una figura influyente del Partido Socialista dijo que Ayuso había aprovechado la inquietud popular hacia la coalición con Podemos, el primer partido de extrema izquierda en el poder desde 1936, y los acuerdos alcanzados con los separatistas catalanes y vascos. “Ha hecho en un mes lo que la derecha no había hecho en tres años. Es demasiado pronto para decirlo, pero subestimaron a Ayuso. Creo que tiene una carrera por delante ".
Ya son evidentes los signos de su creciente destreza política. Durante el transcurso de su campaña electoral, transformó su mensaje de confrontación de “comunismo o libertad” en uno de pura “libertad”, un eslogan con un atractivo más universal.
"No se trata de la izquierda o la derecha, se trata de arriba y abajo, se trata de la gran mayoría de las personas que quieren ser libres", dijo. “Quieren las riendas de sus vidas en sus propias manos, que tomen sus propias decisiones, que no tengan gestión estatal en cada decisión, que vivan con menos burocracia”.
Su conservadurismo liberal pro-mercado ha sido comparado con Margaret Thatcher. ¿Su respuesta? "Me halaga. Defendió lo que creía hasta el final. Adoro a la gente que no se deja llevar por la corrección política, y eso no es populismo, es ser valiente y tener corazón.
“Se enfrentó a situaciones difíciles y también vino de una clase sencilla y entró en una élite donde no siempre se admite gente. Estas historias de superación de desafíos me representan ”.
En la política amarga y polarizada de España, en la que ha jugado un papel propio al tildar al gobierno de "comunista", Ayuso se ha enfrentado a la acusación ahora común de ser una "facha" o incluso fascista. Su enorme victoria le permitirá formar un gobierno minoritario sin Vox, lo que significa que puede refutar más fácilmente las acusaciones de la izquierda de que está vinculada a extrema derecha.
Sueña con reunificar la fracturada derecha española. “Quiero recuperar a todos los votantes que se fueron a Vox: conservadores, socialdemócratas, liberales, los inspirados por el humanismo cristiano. Ese es mi proyecto”, dijo. Rechazando la postura antiinmigrantes de Vox, señaló que "el 10 por ciento de la región de Madrid son inmigrantes, la inmensa mayoría de los cuales han venido a enriquecernos en todos los sentidos, cultural y económicamente".
Madrid, afirmó, representa un rechazo a Sánchez. “Bajos impuestos, menos burocracia y seguridad para los negocios, un lugar de unidad”, dijo Ayuso, reforzando la impresión de que el verdadero jefe de la oposición en la capital no es su jefe, Casado.
Con su cerveza terminada y sus fans preguntando si podían tomarse una selfie con ella, su estado de ánimo triunfal era obvio. “Me inspiro principalmente en el liberalismo español”, concluyó. “Se remonta a la generosidad y el esplendor de Don Quijote”.