Ayuso, una rejoneadora en Yanquilandia

La decidida presidenta madrileña sólo tiene que expresarse con la naturalidad y la firmeza de que hace gala en nuestros pagos. Una convincente «venta» de Madrid le será y nos será rentable

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, consulta el móvil en 5th Avenue de Nueva York
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, consulta el móvil en 5th Avenue de Nueva YorkSam Simmonds. Pool Europa Press

Los obsesos en denigrar a Ayuso, para los sanchistas es una fijación malsana, se regocijarán cuando el desplazamiento de la presidenta madrileña obtenga poca cobertura mediática en Estados Unidos. Si eso lo equiparan a que su viaje resultará un fracaso se equivocarán. En Estados Unidos los visitantes extranjeros encuentran escasísimo eco en la prensa. Yo he visto como una exposición del libro catalán en Nueva York, pregonada aquí a bombo y platillo, o la presencia de Pujol no obtenían ni una mención en los medios locales; los primeros ministros europeos, el italiano, el sueco, hasta el francés no emergían tampoco. Pensemos en los dos recientes viajes de Sánchez. Silencio total. Biden o los gobernadores de Nueva York o California no le dieron ni diez minutos. Un político talibán, sin embargo, hoy tendría titulares.

Con todo, la intrépida Isabel madrileña no se equivoca yendo a las dos ciudades más importantes de Estados Unidos. En ciertos círculos americanos ha despertado curiosidad. No por ser mujer, sino por su cantada valentía, por haber derrotado avasalladoramente a la maquinaria del Gobierno, por no arredrarse ante las críticas, un americano me comentaba que las que sufrió por el Zendal eran un chiste, y porque parece haber encontrado un buen equilibrio entre la vacunación y oxigenar el entramado empresarial para que la economía prospere. Todo esto, su liberalismo, su empeño en contener o reducir los impuestos le abrirá puertas en Wall Street y en Washington. Son cualidades que allí encantan. Para los americanos representan el progreso, la libertad.

Esa curiosidad es un buen abono para sus contactos con inversores, sus entrevistas en la poderosa máquina mediática Bloomberg y su reunión con el caucus hispánico en el Congreso, un grupo de unos 33 legisladores de importancia y composición crecientes en Estados Unidos que servirán para difundir las perspectivas de Madrid en personas influyentes.

La decidida Ayuso sólo tiene que expresarse con la naturalidad y la firmeza de que hace gala en nuestros pagos. Una convincente «venta» de Madrid le será y nos será rentable.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con su equipo FOTO: Sam Simmonds. Pool Europa Press