El tren de Navacerrada regresa más de 900 días después

El ferrocarril, que cumplirá un siglo en 2023, retomó ayer los viajes. El día 17 recuperará su frecuencia habitual

El tren, ayer, en su puesta de largo
El tren, ayer, en su puesta de largo FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Más de 900 días después, la línea C-9 de Cercanías reemprende el trayecto que separa Cercedilla de Cotos. Fue el 14 de marzo de 2020, aprovechando la declaración del Estado de Alarma, cuando Renfe decidió cerrar la línea para acometer una serie de mejoras tanto en la infraestructura ferroviaria como en otras instalaciones. Tras una serie de anuncios del organismo estatal que hacían presagiar la reapertura en el primer trimestre de 2022, finalmente fue ayer, cuando a las 09:35, el histórico ferrocarril partía de Cercedilla y llegaba a las 10:16 horas a la estación de Cotos, con parada intermedia en la de Navacerrada. Si bien es un regreso a medio gas, con una frecuencia de trenes que no recuperará su nivel habitual hasta el 17 de septiembre, se mantiene intacto su trayecto: una longitud de algo más de 18 kilómetros y un desnivel de 719 metros, al partir de los 1.100 metros de altitud en Cercedilla y llegar a los 1.819 del Puerto de Cotos.

El calificativo de «histórico» no es exagerado. Hablamos de una vía férrea que ya roza una edad centenaria. Será el 12 de julio de 2023 cuando se cumplan cien años exactos de su puesta de largo: tal día como aquel, en 1923, Alfonso XIII y su esposa Victoria Eugenia inauguraron la línea que, inicialmente, unía Cercedilla con Navacerrada. Un hito para nuestro país no solo en lo que se refería a la tecnología y a las infraestructuras; también constituyó un espaldarazo para muchas localidades del noroeste madrileño que, desde entonces, hicieron de la nieve su modo de vida, acercándola a su vez a los ciudadanos.

Con todo, la reapertura ayer de la estación ha tenido su principal aliento en las reivindicaciones de la plataforma Salvemos Navacerrada. Una agrupación ciudadana que nació para concienciar sobre la importancia medioambiental y comercial de la zona del Puerto y alrededores. De hecho, hace menos de un mes, tal y como publicó LA RAZÓN, Salvemos Navacerrada llamaba la atención de los retrasos en la puesta en marcha de la línea C-9. Así, esperaban que el regreso del ferrocarril se produjera antes del final del presente año y, por tanto, antes de su centenario. Y así ha sido. Hace dos semanas, Renfe realizó pruebas con una serie de trayectos para comprobar que las labores de reparación habían dado sus frutos.

Paso por el túnel, desde la línea C-9
Paso por el túnel, desde la línea C-9 FOTO: Jesús G. Feria La Razon

No en vano, el regreso del tren es crucial para la supervivencia de la estación. Si bien finalmente las pistas de esquí han gozado de su temporada invernal, aún no se ha disipado el «nubarrón» jurídico que continúa sobre las mismas: la no renovación de la licencia por parte del Gobierno de Pedro Sánchez sobre las pistas principales, El Bosque, El Telégrafo y El Escaparate. Una decisión adoptada por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, con Teresa Ribera al frente, y basada en los supuestos daños medioambientales que la estación genera en una zona que cuenta con protección. Con todo, y después del recurso interpuesto por la empresa concesionaria, el conflicto se encuentra en un ínterin judicial que, por el momento, no parece que vaya a impedir la apertura de las pistas en la próxima campaña de invierno.

Dentro de la cabina del maquinista de la  C-9 de cercanías entre Cercedilla Navacerrada y Cotos.
Dentro de la cabina del maquinista de la C-9 de cercanías entre Cercedilla Navacerrada y Cotos. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Así, desde Salvemos Navacerrada consideran que el regreso del tren se antoja como una pieza fundamental para un funcionamiento sostenible de la estación. Y es que su puesta en marcha puede ser decisiva a la hora de «descongestionar» la Nacional VI, un punto conflictivo desde el prisma medioambiental debido a la acumulación de tráfico rodado.

En todo caso, las reivindicaciones no se acaban con la vuelta del tren. El próximo 17 de septiembre, Salvemos Navacerrada celebrará una rueda de prensa en la misma estación. Un día elegido como tal porque será a partir de entonces cuando la línea C-9 recupere su frecuencia normal: cinco trenes diarios que partirán desde las 9:35 hasta las 17:35 horas. Así, la plataforma demandará una bajada del precio del tren, actualmente fijado en 8,70 euros. Un coste que consideran excesivo, ya que se trata de un vehículo de «uso público» utilizado no solo por turistas; también por muchos trabajadores que deben hacer uso de él a diario.

Los excursionistas y senderistas fueron los primeros en subirse
Los excursionistas y senderistas fueron los primeros en subirse FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Ricard Ribé, director de Cercanías de Renfe, detalló ayer que el nuevo tren admitirá 90 pasajeros por viaje. Una ocupación que irá aumentando «a medida que se acerque la temporada de esquí». Ribé señaló que, en 2019, alrededor de 186.000 personas hicieron uso del tren, mientras que en 2020, hasta marzo, había sido utilizado por 55.000 viajeros. «Es una línea de ocio que cuenta con mucha afluencia. Y esperamos que siga igual», afirmó.

En lo que respecta al centenario de julio de 2023, Ribé avanzó que tanto en Cercedilla como en Navacerrada se celebrarán exposiciones fotográficas que mostrarán la historia de la línea, así como «alguna sorpresita más». Y es que la inauguración entonces por parte de los Reyes de España solo fue el comienzo de una historia cargada de anécdotas y vivencias. Como recordaba Chus Martín-Merino, de la plataforma Salvemos Navacerrada, en su ensayo «Caminos de Hierro, caminos del Guadarrama», uno de los acontecimientos más sonados tuvo lugar a principios de los años cincuenta, con la celebración de un Evento internacional de esquí al que acudió Carmen Franco Polo, hija de Francisco Franco. Entonces, Carmen, embarazada de su primera hija, tuvo que ser trasladada en un trineo hasta el andén del tren para volver a Cercedilla. Las dificultades de aquel traslado provocaron que el Estado tomara conciencia de la importancia del mantenimiento de una línea que hoy es historia.

FOTO: Jesús G. Feria La Razon