«Maléfica» es otro cuento

Angelina Jolie encarna a la malvada del cuento clásico de «La bella durmiente» que popularizó Disney en la película animada de 1959 gracias a la que conocemos las verdaderas motivaciones de la bruja

Probablemente sea la villana más famosa de la historia de la animación. Malvada y fascinante a partes iguales, siempre ha estado, sin embargo, a la sombra de la bella Aurora. Popularizada por la película animada de Disney de 1959 (precisamente cumple este año su 55 aniversario), poco sabíamos hasta ahora de sus motivaciones y sentimientos más allá de su evidente maldad. Es por ello que la factoría americana decidió dedicarle una película, «Maléfica», para la que eligieron a Angelina Jolie. «Cuando era pequeña me encantaba, era, con diferencia, mi personaje favorito de Disney», asegura la actriz, a la que, además, le fascinó el guión: «Me encantó desde que lo leí por primera vez. Fue como descubrir un gran misterio. Todos conocemos la historia de "La bella durmiente". También a Maléfica y lo que ocurrió en el bautizo porque todos hemos crecido con ella. Pero lo que no sabíamos es lo que había ocurrido antes», asegura la actriz, que no tuvo un proceso de casting al uso, ya que, desde un principio, se pensó en ella para el papel, una decisión que el director aceptó encantado. «Es evidente que Angelina Jolie es perfecta para el papel», comenta Stromberg. «Hace mucho que no veíamos una simbiosis tan perfecta entre una actriz y su papel».

Guerreras, dulces y femeninas

Jolie, implicada en numerosas causas solidarias, ha querido dejar su impronta filantrópica sobre un personaje complejo que quiere vengarse pero también desea proteger el país que ama: «Maléfica es una criatura que no nació malvada. Era un espíritu fuerte, alguien sólido que quería defender su tierra, pero que en un momento dado es maltratada, le ocurre algo terrible y crece con esa oscuridad en su interior. Espero que los jóvenes, especialmente ellas, vean lo importante que es tener sentido de la justicia, de lo que es justo y por lo que vale la pena luchar. Quiero que vean que pueden ser guerreras a la vez que dulces, femeninas y sensibles, con todas las complejidades que caracterizan a las mujeres», asegura.

Para llevar a la gran pantalla el personaje, Jolie tuvo que someterse a una caracterización física muy exigente: cada día del rodaje, que se prolongó durante 5 meses desde junio de 2012 en Inglaterra, en los Estudios Pinewood, a Jolie había que colocarle prótesis en los pómulos para que tuviera ese aspecto, un trabajo que duraba cuatro horas. «Requería tanto maquillaje que a veces tenía la impresión de que no estaba actuando; me costaba dar los matices a la interpretación a través de la expresión gestual. Se decidió que lo mejor para el personaje era magnificar todos mis rasgos. Creo que fue la decisión correcta», cuenta la intérprete. Robert Stromberg, que se estrena con «Maléfica en la dirección después de ganar dos Oscar por el diseño de producción de «Avatar» y «Alicia en el País de las Maravillas», asegura que él y la actriz «trabajamos junto para conseguir un personaje que no fuera una imagen estereotipada, pero también era imprescindible que el público la reconociera inmediatamente». Tampoco la recreación de su famoso castillo fue fácil. Hecho a partir de una recreación física, tanto exterior como interior del castillo de la película animada, el departamento de producción tardó 14 semanas en construirlo, para lo que empleó a 250 operarios y un departamento artístico de 20 personas.

Frente a ella, Aurora, interpretada por Elle Fanning, a la que Jolie definió como «pura luz. Es una chica guapísima, dulce e inteligente». Para la actriz de 16 años, «es un sueño hecho realidad. Interpretar un papel tan emblemático fue muy especial desde la primera vez que me puse el traje y me peinaron. Cuando era pequeña, tenía el típico sueño de ser una princesa. ¿Qué podría desear más que encarnar a Aurora», se pregunta la actriz, a la que le imponía la presencia en el reparto de Jolie: «El primer día estaba muy nerviosa por conocerla. Impone simplemente su nombre. Pero justo al llegar al rodaje me dio un abrazo enorme y me dijo que lo íbamos a pasar muy bien. Me hizo sentir maravillosamente», añadió Fanning.

Su hija, nueva actriz en la saga

Un poco más complicado fue encontrar la niña que encarnaría a la bella durmiente de pequeña, hasta que la propia intérprete se dio cuenta de que su hija, Vivienne Jolie-Pitt, de cinco años, era la adecuada: «Había niños que venían al rodaje y me veían. Me acercaba a saludarles y lloraban. Un niño se quedó completamente paralizado, y luego rompió a llorar, y me sentí fatal. Nos dimos cuenta de que no había forma de encontrar una niña de esa edad con la que pudiera ser dura, y que no me viera como un monstruo», cuenta Jolie. En ese momento, Vivienne estaba alrededor y «parecía la pequeña Aurora. Todo el mundo pensó que la respuesta estaba ahí», añade. Para que aceptara definitivamente sólo faltaba un detalle más según la actriz: «Que papá Pitt aceptara». Y así fue. Y la saga Jolie-Pitt ya tiene un nuevo miembro.