Actualidad

Blockchain frente a la pobreza energética

Un proyecto piloto de Endesa en Málaga, que se extenderá a otros municipios de toda España, agiliza la información y facilita el trabajo de servicios sociales

CONFÍA es un proyecto pionero en Europa cuya experiencia piloto se desarrollará con la colaboración del Ayuntamiento de Málaga
CONFÍA es un proyecto pionero en Europa cuya experiencia piloto se desarrollará con la colaboración del Ayuntamiento de Málaga

La tecnología blockchain se ha convertido también en una solución para hacer frente a los casos de pobreza energética, en la medida en que facilita a los servicios sociales la detección temprana de clientes vulnerables severos en riesgo de exclusión para que puedan beneficiarse de los descuentos en la factura de la luz previstos en el llamado bono social.

Endesa ha dado un paso al frente en la aplicación de una tecnología que, poco a poco, se consolida como un sistema fiable, ágil y seguro, y ha puesto en marcha CONFÍA, un proyecto pionero en Europa cuya experiencia piloto se desarrollará con la colaboración del Ayuntamiento de Málaga. Su alcalde, Francisco de la Torre, y el director general de Endesa en Andalucía, Francisco Arteaga, dieron a conocer esta semana el acuerdo alcanzado para desarrollar una iniciativa que, con el tiempo, se espera extender a otros municipios de toda España.

Con el nuevo proyecto puesto en marcha se aspira a resolver muchos de los problemas derivados del actual proceso de notificaciones de un corte de suministro a un cliente, un complejo trámite que retrasa la operativa y dificulta tanto el trabajo como la capacidad de actuación de los agentes sociales.

Endesa explica que, en la actualidad, debe remitir a las comunidades autónomas la información sobre los cortes de suministro y éstas, a su vez, se encargan de enviar los datos de los usuarios afectados a los servicios sociales municipales. Con este complejo flujo de información, resulta incluso frecuente que los servicios sociales tengan conocimiento de la situación cuando los propios afectados recurren al Ayuntamiento, con el expediente ya bastante avanzado, y el riesgo de problemas en cuanto al pago del Bono Social al beneficiario.

Por el contrario, el uso de la tecnología blockchain elimina muchos de los trámites y facilita el flujo inmediato de la información. Con la implementación del nuevo sistema, prevista para dentro de un año, el Ayuntamiento de Málaga dispondrá de la información en tiempo real y contará al instante con los datos de las personas que han recibido avisos de corte por impago del suministro eléctrico.

Los servicios sociales podrán cruzar de forma inmediata esta información con su propia base de datos y contactar con la compañía, con el objetivo de evitar el corte del suministro si se constata que se trata de un cliente que cumple con los criterios para beneficiarse del bono social para clientes vulnerables severos en riesgo de exclusión social, explica la compañía.

Datos inmediatos

Con el proyecto CONFÍA, además, el consistorio malagueño tendrá a su disposición los datos de los afectados desde el primer momento en que se produzcan los impagos, lo que permitirá que sean los propios servicios sociales quienes detecten a los clientes vulnerables y contacten con las familias afectadas para informarles del bono social, y no a la inversa, lo que agilizará de forma considerable toda la tramitación y mejorará la atención a las familias afectadas.

Desde Endesa destacan que la blockchain permite tener toda la información en una base de datos distribuida entre todos los implicados, de forma segura y encriptada. Mantiene las operaciones realizadas inmutables, de manera transparente y trazable, al tiempo que respeta la normativa sobre protección de datos y derecho al olvido.

El proyecto CONFÍA, que permitirá en el futuro crear una red distribuida a la que se podrán unir otros ayuntamientos y comunidades autónomas, se enmarca dentro de las iniciativas de Endesa para combatir la pobreza energética, que se han traducido en la firma de más de 270 acuerdos, seis de ellos con comunidades autónomas, cinco con Federaciones de Municipios y el resto con ayuntamientos y diferentes asociaciones. Con ellos, Endesa señala que puede ofrecer protección al 100% de sus clientes más vulnerables.

Otras líneas de actuación para ayudar a estas familias pasan, entre otras medidas, por las políticas de fraccionamiento o aplazamiento de pago de las facturas, así como por el "voluntariado energético", un programa que desarrolla la Fundación Endesa de forma conjunta con la Fundación Ecología y Desarrollo, a través del cual ofrece formación sobre consumo eficiente, optimización de la factura e implementación de medidas de microeficiencia energética para mejorar el aislamiento de las viviendas; orientación para optimizar los contratos y gestión de trámites, o aplicación de medidas de ahorro y seguridad.

En las dos primeras ediciones del programa, y con el apoyo de 149 voluntarios empleados de Endesa, se prestó atención a 167 familias, con un total de 540 beneficiarios.