Hidrógeno verde: el combustible del futuro

Producido a partir de fuentes renovables, el hidrógeno verde es la energía más prometedora gracias a su combustión no contaminante, pues no genera partículas en suspensión ni emisiones ni tóxicos. Solo expulsa una nube de vapor de agua, por lo que su contaminación es cero.

Considerado el elemento más ligero y básico de la naturaleza, nunca se termina, y como no contiene ni un solo átomo de carbono, no emite CO2. Su alta capacidad de almacenaje es idónea para mejorar la autonomía y movilidad del coche eléctrico. También de los aviones. Si bien económicamente aún no es viable, el hidrógeno empieza a encontrar un espacio propicio para despegar como vehículo de energía limpia.