El miedo al contagio en el transporte público eleva las ventas de coches en China

Los concesionarios en Wuhan, epicentro del coronavirus, recuperan niveles anteriores a la crisis. El uso del vehículo privado se considera más seguro ante el covid-19

A road is seen in front of Hankou Railway Station after lockdown in Wuhan
ALY SONGReuters

En países como España, Italia, Francia, Alemania o Estados Unidos la fabricación de coches está paralizada y el mercado sufre sus peores datos casi de la historia. Las cadenas de montaje no arrancarán hasta casi final de mes y hasta que podamos visitar un concesionario puede que todavía reste mucho tiempo. Las ventas “on line” se han multiplicado, pero no es suficiente. El cliente quiere ver el coche, probarlo, tocarlo…y a pesar de las rebajas generalizadas, la situación y la incertidumbre empujan al pesimismo, al menos en España.

Sin embargo, muchos fabricantes miran tímidamente el espejo de China y más concretamente a Wuhan, epicentro del coronavirus y donde estos días empiezan a volver a la normalidad. Todavía no hay datos oficiales de ventas de coches en la zona, pero desde los concesionarios afirman haber recuperado antes de lo previsto el tráfico de consumidores en sus instalaciones. La Asociación de Concesionarios de Automóviles de China desvela que el 3 de abril ya estaban abiertos el 99% de los concesionarios de China. Desde esa misma fecha, apunta la asociación, los puntos de venta han recuperado alrededor del 66% de los niveles normales de tráfico de consumidores. A pesar de que el jefe de ventas de BMW en China asegura que “estamos viendo los primeros signos de recuperación con una fuerte entrada de pedidos», los fabricantes y concesionarios creen que hay que ser prudentes. Señalan que la recuperación que se está viviendo tiene que ser a largo plazo y sostenible.

Otros apuntan al miedo al contagio en el transporte público como motivo principal para que las ventas estén empezando a repuntar. El coche privado, como transporte individual, es considerado como un medio más seguro. Las cifras también reflejan que los consumidores están optando por coches pequeños, señal de que muchas familias están adquiriendo un segundo vehículo. Un empleado del equipo de ventas de un concesionario de Audi en el distrito de Wuchang (Wuhan) narra que las ventas diarias, en su caso, coinciden con las del año anterior. “Es como un boom después de dos meses de inactividad. Pensé que las ventas se congelarían”, explica.