El mito sigue vivo: llega la octava generación del VW Golf

Con un diseño renovado, pero manteniendo su esencia clásica, la potencia llega ahora hasta los 245 caballos y su precio es de 42.290 euros

Fue un mito y lo sigue siendo. Revolucionó en su momento el concepto de coche deportivo, hasta entonces asociado a los coupés. Todo ha cambiado desde entonces, pero el nombre de GTI sigue asociado permanentemente al Volkswagen Golf como un símbolo de altas prestaciones y eficacia en todo tipo de carreteras. El coche más deseado que se renueva con el tiempo, aumenta su potencia, pero no cambia su esencia. Ahora está equipado con un motor de cuatro cilindros y 2,0 litros turbo de inyección directa que alcanza los 245 caballos, un eficacísimo cambio DSG de siete marchas con levas en el volante y diferentes sistemas para disfrutar de su conducción en carretera y circuito.

La octava generación del Golf se presentó el pasado mes de marzo. Justo en el momento más inoportuno por culpa de la pandemia. Pero ahora, VW asume el relanzamiento de su modelo estrella y el GTI va a servir para reverdecer las virtudes de un automóvil que lo ha sido todo en la historia no sólo de esta marca, sino de la automoción europea. En la década de los noventa, el 90% de las ventas de Volkswagen eran Golf y el 90% de ellos eran GTI. El primer Golf aparecía en el mercado en 1974 y dos años más tarde se lanzaba una versión exclusiva de un GTI limitada a cinco mil unidades. Entonces, su potencia era de 110 caballos, lo cual en la época era una exageración. El éxito fue inmediato y la producción se aumentó rápidamente. El resultado es que, hasta ahora, se han vendido más de 2,3 millones de ejemplares de GTI en sus diferentes generaciones.

Además de la estética, de la que luego hablaremos, la esencia del GTI es su mecánica. Delante de nosotros encontramos un bloque de cuatro cilindros 2,0 litros con turbo que rinde una potencia 245 caballos con un par máximo de 370 Nm., y que va asociado a una muy eficaz transmisión de doble embrague DSG de 7 velocidades con levas en el volante. Esta combinación permite realizar el 0 a 100 km/h en 6,3 segundos y desarrollar una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h. Más adelante, también se podrá configurar con una caja de cambios manual de 6 relaciones y además se incorporará a la gama el GTI Clubsport con este mismo motor elevado hasta los 300 de potencia, que se situará como el modelo más potente de la última generación del GTI y que llegará al mercado a fin de año.

Mientras, hemos tenido la ocasión de probar el GTI actual en el circuito del Jarama, donde pudimos exprimir toda su potencia y sus aceleraciones, además de buscar los límites de potencia y adherencia en el terreno más exigente. Y en la pista se nota todos los avances de la electrónica que nos permiten rodar muy rápido y, a la vez, con total seguridad. Por ejemplo, el llamado Gestor Dinámico de Marcha interconecta los componentes electromecánicos del tren de rodaje y que permite controlar el control de estabilidad con bloqueo electrónico de diferencial, las funciones del bloqueo transversal del eje delantero, así como la suspensión adaptativa que se complementa con amortiguadores regulables hasta en 15 posiciones. Con ello conseguimos una mayor precisión en curvas, más estabilidad y disfrutar de una conducción más deportiva, complementado por una caja de cambios, la DSG, cuyo funcionamiento en modo automático es excepcional y hay que ser un piloto muy experto para superarla accionando las levas del volante. La electrónica suele superar al conductor.

En el puesto de conducción respiramos ese aire deportivo en todos los detalles, como con los asientos, casi como los de carreras y con una sujeción perfecta del cuerpo en las curvas o el volante de tres radios multifunción. También puedes configurar el sonido del motor, para meterte más dentro en el ambiente de carreras. Y frente a los ojos, un “cockpit” digital con toda la información del vehículo que también se refleja en el parabrisas. A la derecha, una pantalla de 10 pulgadas con las conexiones y regulaciones habituales del capítulo de infoentretenimiento.

El diseño viene marcado por la característica línea roja en la parrilla del radiador, propia de los Golf GTI y que, por primera vez, está acabada en un embellecedor transversal luminoso de led. El frontal destaca por una entrada de aire en la parte baja en color negro en forma de panal de abeja y cinco pequeños faros antiniebla en cada lado, de gran luminosidad. Las llantas de aleación son de 17 pulgadas, pero opcionalmente admite hasta 19 pulgadas. Por 42.290 euros, todo incluido, el mito actual está servido. Un modelo que siempre será una referencia en el mercado.