Mini Cabrio: un capricho a cielo abierto

Mini renueva el Cabrio, el modelo más atrayente de su gama. Más grande, estará disponible con dos motores de gasolina y uno diésel. Y la clásica capota de lona.

Los asientos se han renovado.
Los asientos se han renovado.

El Mini Cabrio ya está aquí. Tras la renovación del clásico modelo británico, que había crecido respecto a la anterior generación, ahora llega el turno a la versión descapotable, posiblemente la que cuenta con más atractivo de la familia. Así, el Mini Cabrio se convierte en el cuarto integrante de una saga en la que ya están el Mini 3 puertas, el 5 puertas y el Clubman.

El nuevo Cabrio mantiene la imagen de todos sus hermanos, la que le ha convertido en un éxito. Pero se adorna con características que lo harán más práctico, como un mayor tamaño (casi 10 centímetros más de longitud), lo que garantiza más habitabilidad. Y más comodidad y espacio, pues incorpora unos nuevos asientos y un maletero que oscila entre 160 y 215 litros de capacidad.

Lo que no cambia es la clásica capota de lona, toda una seña de identidad de los cabrio de Mini; una capota que se repliega o despliega mediante un motor eléctrico, en sólo 18 segundos. En cuanto a su gama de motores, estará formada por tres variantes: dos gasolina de 136 y 192 caballos y un diésel de 116.

Más información sobre el Mini Cabrio.