El Centro Tecnológico Nacional de la Conserva y Alimentación (CTNC) impulsa la eco-innovación, la economía circular y el residuo 0

El organismo lo hará a través de 6 proyectos punteros de investigación y avance tecnológico subvencionados por el Instituto de Fomento de la Región de Murcia

El CTNC impulsa la eco-innovación, la economía circular y el residuo 0 a través de 6 proyectos punteros de investigación y avance tecnológico
El CTNC impulsa la eco-innovación, la economía circular y el residuo 0 a través de 6 proyectos punteros de investigación y avance tecnológico FOTO: La Razón La Razón

El Centro Tecnológico Nacional de la Conserva y Alimentación (CTNC) impulsa la eco-innovación, la economía circular y el residuo 0 a través de 6 proyectos punteros de investigación y avance tecnológico que han sido subvencionados por el Instituto de Fomento de la Región de Murcia en 2021.

El desarrollo de bioadsorbentes para obtener productos sostenibles, la extracción de compuestos fenólicos mediante técnicas innovadoras sostenibles medioambientalmente y económicamente viables o la obtención de hidrolizados de proteínas vegetales con capacidades nutricionales útiles en la industria alimentaria y la agricultura, alguno de los logros.

La inversión en I+D+i posibilita dar respuesta a las preferencias más demandadas por la población y, para hacer frente a estos retos, el CTNC trabaja en multitud de proyectos en la anualidad 2021.

El proyecto ET1CLEANEXTRACT desarrolla bioadsorbentes para obtener productos sostenibles en el sector agroalimentario. El CTNC, que apuesta por una línea de investigación basada en la economía circular, se ha marcado el objetivo residuo cero en la industria; para ello ha desarrollado técnicas de purificación y extracción libres de plaguicidas. La finalidad es que se pueden comercializar como ingredientes en la alimentación, nutracéuticos y para la industria cosmética de acuerdo con la legislación vigente de seguridad alimentaria.

Por su parte, el ET2GREENPHENOLIC es un estudio que ha trabajado en extraer compuestos fenólicos mediante técnicas innovadoras sostenibles medioambientalmente y económicamente viables.

“Se trata -según explica Presentación García, responsable de Tecnología- de aprovechar los residuos alimentarios y obtener compuestos orgánicos, de alto valor añadido, para su aplicación en el sector cosmético, farmacéutico o de alimentación. El resultado es el desarrollo de un proceso novedoso, escalable a nivel industrial, de extracción en los subproductos de la granada, cítricos y alcachofa.

El proyecto ET3AQUAROX, que impulsa el CTNC, evalúa la calidad actual de las aguas residuales depuradas en la industria alimentaria para su uso en el riego agrícola cumpliendo con el nuevo reglamento europeo.

El responsable de Medioambiente del Centro investigador, Miguel Ayuso, adelanta que una vez contemplada una caracterización de aguas residuales procedentes de diferentes industrias agroalimentarias, se ha evaluado la capacidad de la tecnología de electrooxidación para obtener una adecuada regeneración del agua.

ET4RECUPERA es un proyecto que investiga sobre diferentes protocolos tecnológicos para la obtención de hidrolizados proteicos a partir de residuos vegetales de la industria agroalimentaria. Estos hidrolizados tienen capacidades nutricionales, tecnológicas y agronómicas útiles en diferentes actividades industriales y la agricultura.

Los resultados obtenidos muestran que algunos residuos/subproductos vegetales pueden ser fuentes de proteínas e hidrolizados proteicos muy interesantes, obteniendo extractos con un contenido proteico por encima del 70%. Los investigadores responsables del estudio ponen en valor esta línea de trabajo, “aprovechamos los residuos agroindustriales de bajo valor añadido para obtener hidrolizados proteicos de alto valor añadido con múltiples propiedades y recorrido de mercado”.

ET5EVUTIC mejora la precisión y capacidad predictiva de los ensayos de envejecimiento acelerado de alimentos, empleando nuevos procedimientos y técnicas avanzadas de análisis de datos basadas en inteligencia artificial, como el “Machine Learning” y el “Deep Learning”, que permite garantizar la seguridad alimentaria y la evolución temporal de los atributos alimentarios relacionados con propiedades microbiológicas, físico-químicas y organolépticas hasta una fecha límite que vamos a denominar “vida útil de un alimento”.

Se trata de un proceso complejo, y para ello se han elegido las condiciones ambientales que permiten un aumento significativo de la velocidad del proceso, y la disposición de una base técnica para extrapolar los resultados hasta las condiciones reales de almacenamiento a lo largo de toda la vida útil de un alimento.

VALORMUR es el nombre del proyecto que ha llevado a cabo actuaciones de vigilancia tecnológica en Economía Circular, para ayudar y sensibilizar al sector agroalimentario en la necesidad de aplicar los principios de Economía Circular identificando los lugares de generación de coproductos, cuantificando aproximadamente tanto el volumen como temporalidad de los mismos para analizar las necesidades de valorización por parte de las empresas.

Además, el CTNC ha desarrollado actuaciones de captación y transferencia de tecnología mediante la organización del X Symposium Internacional de Tecnologías Alimentarias que se celebró en mayo de 2021 y el X Murcia Food Brokerage Event en el que se expusieron las últimas novedades en temas tan cruciales para la industria alimentaria como la sostenibilidad, tecnología del agua y nuevas tendencias. Este evento sirvió para concienciar a la industria alimentaria de la Región de Murcia de la importancia de la valorización y aprovechamiento de los subproductos generados no solo como sostenibilidad medioambiental sino como fuente de riqueza y rentabilidad económica.

A través de estos proyectos se pretende, por un lado, poner en valor la innovación aportada por todos los agentes de innovación en valorización de materias primas secundarias de la Región de Murcia que no solo repercute en el propio sector sino en todos los sectores de la economía; y por otro lado, impulsar el cambio en cada uno de los subsectores, procurando que el planteamiento sostenible enriquezca a los profesionales y empresas del sector, les proporcione una visión de los retos y oportunidades en un sentido amplio y les movilice a promover proyectos y estrategias innovadoras en el sector agroalimentario.