Un grave error del PSOE y Podemos

La única salida del Gobierno hubiera sido incluir desde el primer momento al resto de partidos en la gestión de la crisis sanitaria, pero optó, legítimamente, por hacerlo en solitario

La opinión de Francisco Marhuenda.
La opinión de Francisco Marhuenda. FOTO: La Razón

No parece que la comisión parlamentaria para la reconstrucción comience bien su andadura. Lo digo con preocupación, pero también con pena. Es cierto que no es tarea fácil con el frentismo político que existe en nuestro país, pero cabía esperar una mayor generosidad teniendo en cuenta la crisis que sufrimos. El Gobierno se equivoca si piensa que puede conseguirlo en solitario, porque no se puede fiar de sus socios de investidura. Por ello, ha sido un grave error que el PSOE y Podemos hayan registrado en el Congreso la propuesta para crear la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica sin pactarla con el PP. Es posible que los populares no lo pongan fácil, pero tampoco la otra parte. Lo que mal comienza es difícil que acabe bien. Hay que tener en cuenta que tendrán que asumir que se constituya más adelante una comisión de investigación a lo que se añade la judicialización porque el número de afectados es enorme. En estos casos es mejor tomar la iniciativa y afrontar el problema.

La única salida del Gobierno hubiera sido incluir desde el primer momento al resto de partidos en la gestión de la crisis sanitaria, pero optó, legítimamente, por hacerlo en solitario. La desastrosa gestión de Illa no tiene parangón. Es tal la incompetencia que es un escándalo las noticias que conocemos así como el esperpento alrededor de las empresas dedicadas a la compra de material. A día de hoy no hay un suministro regular en las farmacias y hemos asistido a la angustia de un personal sanitario que no disponía de medios suficientes. La salida de la izquierda es culpar a las comunidades autónomas, pero es tan inconsistente que resulta un insulto a la inteligencia. No se entiende entonces cuál es la utilidad del Gobierno, de su Ministerio de Sanidad y del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias que dirige el mediático doctor Simón que parece más un portavoz de la coalición social-comunista que de un comité científico. Me gustaría que alguien me explique para qué sirve este centro sino fue capaz de declarar a tiempo una alerta. A pesar de ello supongo que le recompensarán con la gran cruz del Mérito Sanitario. Este escenario tan complejo hubiera merecido una mejor gestión en este terreno y, por supuesto, una búsqueda de consenso con la oposición para afrontar la reconstrucción.

Francisco Marhuenda es catedrático de Derecho Público e Historia de las Instituciones (UNIE).