Alimeto de moda

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El panorama político está como para salir huyendo, camino de otras elecciones generales dentro de dos meses, salvo que se produzca un «acuerdo a la catalana» en el último momento. Lo de Panamá se ha cobrado la primera víctima política en España en la persona del ya ex ministro Soria. Una día sí y otro también hay detenciones de personajes conocidos de distintos ámbitos a los que se impone, de entrada, la llamada «pena del telediario». Desde el punto de vista económico, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido que el panorama mundial no es como para tirar cohetes, sino todo lo contrario. La crisis de los refugiados sigue ahí, con el Papa ocupándose de ella. Aquí, las comunidades autónomas, incluidas las del PP (de Castilla y León, por ejemplo), se rebelan contra Montoro a cuenta del déficit público, mientras Bruselas aprieta las tuercas. Y así sucesivamente. Ante tal panorama urge refugiarse en algo positivo y optimista, por ejemplo en los alimentos. En el mundo desarrollado, cada vez son más frecuentes los estudios científicos o médicos que defienden las bondades de algunos productos, lo que hace que se pongan muy de moda. Anoten los siguientes: la granada, de la que se destacan sus efectos antioxidantes para prevenir el envejecimiento y también los tumores de próstata; esos «papeles» han contribuido a revitalizar este sector, que, hasta hace unos años, iba en declive, por lo menos en España. Ahora, las cosas han cambiado y se están plantando muchos granados en las regiones tradicionales y en otras que no lo eran. Otro tanto se puede decir de las nueces, a las que se otorgan propiedades muy beneficiosas para la salud cardiovascular y se ha desmentido que engorden, Lo mismo sucede con las almendras o los pistachos. No hay que olvidar otros dos que han llegado de tierras lejanas, la quinoa desde los Andes, o el teff desde Etiopía, que no tiene gluten. La verdad es que el que no se consuela es porque no quiere.