Con los nuestros

Ganzúas, palos, armas blancas, fuego... ¡Y la Guardia Civil sin derecho a la autodefensa! ¿En qué país del mundo pasa esto? Evidentemente en ninguno, y por eso tampoco va a ocurrir en España. No, porque el Gobierno ha dejado a las claras que no va a permitir que se ataque y agreda de mala manera (incluso con riesgo de muerte) a los agentes que están en la primera línea de nuestra frontera protegiendo nuestras libertades.

Son la vanguardia. Y precisamente por eso lo último que hemos de tolerar es que desagradecidos o inconscientes les linchen, les vapuleen, pongan en duda la dignidad con la que sacan adelante en la valla su dificilísimo trabajo. Pero, ¡¿qué se creen estos insensatos?!

Ante una cuestión capital y nacional, el Partido Popular vuelve a demostrar que está responsablemente en su sitio. Y vuelve a quedar patente que las desmesuradas críticas que llegan de la izquierda y los antisistema no conducen a ninguna parte. Bueno, sí: a alimentar a las mafias que trafican con seres humanos echados en manos de la desesperación y, en demasiadas ocasiones, por ende, en brazos de la violencia.

Ni siquiera les estamos pidiendo a quienes intentan desprestigiar en vano la noble tarea de la Benemérita que hagan una honda manifestación de patriotismo. Es mucho menos. Se les exige, simplemente, civismo. Que se comporten como ciudadanos que tienen la obligación de proteger a su nación. Y que dejen a un lado las insidias, las calumnias, los bulos y las demagógicas campañas con las que se obstinan en ensuciar con patéticos tintes el uniforme verde oliva. Están fracasando. Por suerte, y en este caso particular, la mayoría de compatriotas estamos con el Gobierno. O sea, con los nuestros.