Confortable ruido

El presidente del Gobierno central en funciones es el socialista Pedro Sánchez / Foto: Manuel Olmedo
El presidente del Gobierno central en funciones es el socialista Pedro Sánchez / Foto: Manuel Olmedo

En Madrid y provincias no se huele el humo de las barricadas de Barcelona ni el miedo de los estudiantes que no pueden dar clase en la Universidad. Es lo que tienen las pantallas, que nos salvan de la realidad a golpe de ficción, de pastillitas de «soma» con las que ser felices cada día antes de cerrar los ojos. Una buena dosis le alivia a uno de problemas e incluso le desbroza el camino para conseguir sus sueños. Cuidado con estos que se pueden hacer realidad: Pedro Sánchez se zambulló en la ficción cuando sacó a Mariano Rajoy de la Moncloa y desde entonces no ha salido de ella. Prometió elecciones inmediatas y cada día se muestra más enrocado en su laberinto. En su engaño de gran estadista, de megalómano, tiene cabida desde el plagio hasta el cinismo de utilizar la residencia del presidente del Gobierno para arrancar la campaña electoral, donde los andaluces nos jugamos 61 escaños el próximo 10-N. Dice Tezanos en su encuesta del CIS que Sánchez tendrá 150 diputados, aunque en el resto de previsiones vaya en caída libre, porque se ha hecho antes de desenterrar a Franco y de la sentencia contra el golpe de Estado catalán, que según él no tienen ninguna importancia a la hora de votar. La misma que en Andalucía la sentencia del «caso ERE», la comparencia de Chaves, Griñán y Díaz en la comisión de la Faffe, los perfiles falsos en Facebook, al estilo Trump, para dejar a la gente en su casa y desacreditar a la izquierda o el curioso caso de las vacunas desaparecidas. También dicen que irá a votar el 71%, que no hay cansancio en los electores, que la ilusión sigue viva, que la llama no se apaga, que llega como Halloween, la fiesta de la democracia.