Conozca a sus vecinos

El gran Herrera, el de nuestros días no el artífice del Monasterio de El Escorial, recuperó hace algunos años para su programa de Onda Cero el nombre de un espacio de gran éxito en los años cincuenta y principio de los sesenta que presentaba en Radio Madrid Férman, uno de los más grandes locutores de la época. Ahora se trata de una sección semanal que conduce Juan Valderrama, el hijo de Juanito, porque en el caso de esa familia genial el diminutivo se le aplica al padre en lugar de al vástago, justo al revés de lo que ocurre normalmente. La sección, como el antiguo programa, lleva el título de «Conozca a sus vecinos», y en él gentes desconocidas mandan sus interpretaciones musicales, más o menos afortunadas. Debo decir que hasta ahora no se ha descubierto ningún nuevo talento que merezca tal nombre, mientras que en aquella mítica Radio Madrid actuaron por primera vez Rocío Dúrcal o Ana Belén. Pero lo realmente interesante de todo esto es que conviene conocer a los vecinos y, sobre todo, si poseen alguna habilidad o talento especiales. El pasado jueves nos enteramos de que la vicepresidenta del Gobierno tiene un vecino que no canta, pero que lleva años y años dando el cante por sus actuaciones a mitad de camino entre la ridiculez y el patetismo. Jorge Verstrynge, que llegó a ser secretario general de Alianza Popular gracias a uno de aquellos momentos en los que el Manuel Fraga más sanguíneo perdía la aguja de marear, encabezaba el pasado jueves el acto de intimidación y coacción frente al domicilio de su vecina, Soraya Sáenz de Santamaría. Si se descuida, y este chico lleva décadas descuidándose, se hace un autoescrache. No tenía más que doblar la esquina y girar, abrazándose a una farola como diría otro grande de la radio, José María García, y plantarse en la puerta de su domicilio. La vicepresidenta, por si tenía alguna duda, ahora sí que conoce bien a su vecino.