Décima clave

Significado: sentir que se forma parte de algo más grande es, según la ciencia, la décima y última clave para ser más felices. Realmente, la vida es un gran enigma. No sabemos de dónde venimos, quién o cómo nos creamos, qué pasa después de morir. Desde el principio de los tiempos los humanos hemos intentado dar alguna explicación a este misterio. Concebimos dioses de un tipo u otro, seres o energías inexplicables, conexiones sobrenaturales que dan sentido a nuestro desconcierto. A unos eso les ayuda a vivir, otros no lo creen. Prefieren pensar que todo es más bien una casualidad física. Y que morir será como dormir. Lo decía Hamlet en su famoso monologo, ser o no ser. Hemos hecho dioses de miles de formas y maneras. Hemos destruido a los dioses con la misma facilidad. Creer o no creer es una opción. Nunca sabremos a ciencia cierta qué hacemos aquí. Sin embargo, sentirse parte de un universo coherente; pensar que naces, tú y no otro, para algo y que hay que confiar en lo desconocido, nos trae una dicha mayor que no hacerlo. El pensamiento es libre. La experiencia, la historia, la antropología y demás ciencias de la persona, nos dan un abanico de posibilidades. Elegir una u otra nos hará tener mayor o menor sosiego. Este asunto es delicado porque despierta grandes pasiones. A veces radicales y nefastas. Yo, personalmente, me he permitido probar casi todo. Me he dejado llevar por lugares desconocidos. Me he entregado a los misterios. Y, finalmente, creo. Creo que estoy aquí por y para algo. Que soy una infimidad necesaria. Y que ocurra lo que ocurra al morir, yo, por si acaso, aprovecharé la vida.