El artículo (del) fantasma en el Miami Herald

Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, afirma con sabiduría el refranero. Roger Albinyana, secretario de Asuntos Exteriores del gobierno catalán, publicó el 18 de marzo una nota de prensa en la página web de la Generalitat. En esta nota informativa, se anunciaba que el responsable de la política exterior del gobierno de Artur Mas respondía a Carme Chacón en el Miami Herald.

Literalmente la nota oficial decía que «el Miami Herald publica un artículo de opinión de Roger Albinyana "Let Catalans determine their future"en respuesta al artículo publicado por la ex ministra Carme Chacón "Catalonia should remain part of Spain"publicado a finales de marzo en el rotativo norteamericano». Fecha de la publicación del artículo de Roger Albinyana en el Miami Herald, 18 de marzo.

Hasta aquí todo normal. Sin embargo, el artículo de opinión del flamante secretario de Asuntos Exteriores es falso. No existe. Nunca fue publicado. A no ser que Albinyana no tenga conocimientos básicos y confunda artículo de opinión con una carta al director.

La prensa digital situada en la órbita del soberanismo publicó el contenido del artículo. Ensalzaban la machada del responsable de Exteriores, que contestaba de tú a tú a una ex ministra del gobierno de España. Además, Albinyana contestaba en «un diario muy influyente», en palabras de la miembro del Consejo de la Transición Nacional, Pilar Rahola, que en su tuit se desgañitaba en elogios por el artículo –non nato– de Roger Albinyana. Como siempre, la periodista no confirma sus fuentes y hace valoraciones sobre los hechos aunque sean falsos. Habló del artículo sin ni siquiera comprobar que el artículo no era tal. Que sólo era una carta al director. En un precedente cercano, Rahola utilizó una supuesta sentencia del Tribunal de La Haya para justificar la consulta separatista. Cuando se conoció la falsedad de la sentencia simplemente se encogió de hombros. Igual actitud tomó cuando se descubrió que su doctorado era tan ficticio como la sentencia del tribunal europeo o el artículo en el Miami Herald. Hasta la fecha, el presidente Mas no le ha pedido la dimisión.

La Secretaría de Asuntos Exteriores depende del departamento de Presidencia que dirige Francesc Homs, considerado el máximo responsable de dirigir el proceso de transición nacional. Albinaya fue el inductor de las cartas remitidas a los líderes de la UE que tenían como objetivo «internacionalizar el conflicto». El fiasco de esta iniciativa fue total porque apenas hubo respuestas, siempre negativas, y la mayoría optó por el estruendoso silencio. Para colmo, las cartas estaban mal escritas en inglés y con escasa diplomacia se envió también en este idioma la carta a François Hollande.

El fracaso de la iniciativa no amilanó a los responsables de la Generalitat que vendieron el silencio «como una muestra de comprensión a la iniciativa democrática del pueblo de Cataluña» y «porque ha servido para dar a conocer el conflicto», en palabras del conseller Homs. Asimismo, Albinyana impulsó la publicación de entrevistas y artículos de Mas en la prensa internacional que siempre ha sido explicada por el soberanismo como una «gran acogida y comprensión a la iniciativa democrática», aunque la realidad es que tanto los países de la UE como EE UU consideran el referéndum catalán como una consulta secesionista que no tiene cabida en el derecho internacional.

Seguramente, el secretario de Asuntos Exteriores nos sorprenderá con alguna otra iniciativa. Su última ocurrencia fue contestar el documento enviado por el Ministerio de Exteriores a las embajadas en el que tuvo la osadía de comparar Ucrania con Cataluña. Hay comparaciones que son odiosas. Josep Tarradellas, el ex presidente de la Generalitat, dijo que en política se puede hacer de todo menos el ridículo. El señor Albinyana ha pasado esta línea del ridículo con su artículo fantasma y sus mentiras compulsivas.