El sano juicio

La Razón
La RazónLa Razón

Es difícil entender cómo un padre puede llegar a asesinar a su hijo de 8 meses estando en su sano juicio, lo sencillo es situar el homicidio en el terreno de la locura, especialmente cuando al hacerlo se libera de responsabilidad al resto de los hombres y a la sociedad.

Lo que no resulta tan fácil es ignorar que esos homicidios se producen en un contexto de violencia hacia la madre para controlarla y dañarla más allá de los golpes, que esa violencia surge de un machismo que entiende que hay razones para maltratar a las mujeres (3% de población, según Eurobarómetro-2010), y que a partir de esas ideas cada año 600.000 mujeres son maltratadas, (Macroencuesta-2015) y 60 asesinadas de media.

Todo sería más sencillo si se aceptara la realidad y se hiciera el razonamiento en sentido contrario. Es muy simple: la cultura es machista, de ella surge la violencia de género, y conforme se mantiene en el tiempo puede llegar hasta el asesinato de las mujeres y sus hijos. Pensar desde esa perspectiva conduciría a entender que junto a las mujeres maltratadas hay 840.000 niños y niñas que sufren el impacto de esa violencia por vivir en los hogares donde sucede (Macroencuesta, 2011). Y también que mentir al afirmar que denuncian falsamente, como se dice cada día en las redes sociales, aumenta el odio contra las mujeres y facilita el paso hacia el homicidio.

Todos estos homicidios se cometen desde el sano juicio de los agresores, porque su razonamiento es coherente con esa cultura y con su idea de ser hombre y de ser padre. De lo contrario no tendríamos cada año 600.000 maltratadas y 60 asesinadas, ni 6 menores asesinados en estos cinco meses de 2017.