Error decisivo en Riazor

En el encuentro que más se jugaban Dépor y Zaragoza, dada su clasificación, el colegiado pasó por alto una falta clara previa al gol que influyó en el resultado final y que puede ser trascendental.

- Dépor-Zaragoza. Pese al fallo anterior, Teixeira Vitienes acertó al señalar penalti por unas claras manos de Aythami, que cortaron la trayectoria del balón y evitaron el posterior remate de Postiga.

- Real Madrid-Levante. Clos Gómez no tuvo dificultad alguna en la dirección del partido y acertó en las pocas situaciones conflictivas que se le presentaron.

- Barcelona-Mallorca. Muñiz Fernández obvió un penalti por unas manos de Thiago que cortaron el remate de Nunes. Bien auxiliado acertó al anular un gol a Alfaro. Estaba en fuera de juego. Repitió acierto al no sancionar con penalti una caída de Alfaro tras disputar el balón con Alves.

- Real Sociedad-Málaga. Undiano Mallenco cometió un error que no influyó en el resultado final. No entendió como penalti una caída de Antunes, que fue derribado por Rubén en su intento de despejar el balón.

- Granada-Betis. Pérez Lasa acertó al invalidar un gol a Íñigo López, ya que se encontraba en fuera de juego. Repitió acierto al no señalar penalti tras dejarse caer Siqueira dentro del área.

- Celta-Rayo Vallecano. Pérez Montero no se dejó engañar por Bermejo, que se dejó caer en dos ocasiones. Buscaba un penalti que no encontró.

- Osasuna-Espanyol. Gil Manzano acertó al anular el gol marcado por Nino, ya que el jugador osasunista se encontraba en fuera de juego.

- Getafe-Atlético. Delgado Ferreiro erró doblemente en la acción más polémica del partido. Sancionó falta de Godín sobre Colunga, pero la sacó fuera del área, cuando en realidad la acción había sido dentro. Además, no era falta porque el delantero del Getafe se dejó caer sin que existiera el contacto. En las expulsiones de Mario Suárez y Godín, ambas por doble amonestación, el colegiado estuvo más acertado.