Estoy con Rita ¡vaya «regalito» este 2013!

Pues sí. Tiene razón la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, al calificar el año 2013 de «regalito» por más que lo analices por proa, popa, babor o estribor, más especialmente para los valencianos que, como dicen en mi pueblo, «nos las están dando todas juntas» y eso que la estampa durante la Navidad es fantástica «todos a la calle», lo que provoca cierto optimismo. El minidescenso del paro, la reposición de la paga extra a los funcionarios y poco más animan el cotarro.

Acostumbrados a ver la botella medio llena, hoy cuesta trabajo mantener al alza la expectativa contemplando el sufrimiento de muchos conciudadanos, viendo cómo los comedores sociales van ampliando su clientela por auténtica necesidad y sufriendo los recortes de unas arcas públicas vacías.

A pesar de ello, hay que esforzarse por esperar tiempos mejores, por creer a los políticos y sobre todo por lograr que el eje Rajoy-Montoro se dé cuenta de la injusticia que se comete con la Comunitat a través de un injusto sistema de financiación. Nos merecemos algo mejor por nuestra aportación y solidaridad. Así es la vida.