Hacer números

No falla. En cuanto hay un problema o se ha cometido un error, sale el político responsable de turno diciendo que no es para tanto o que la culpa no es suya. Eso siempre que no les afecte a ellos directamente pero me temo que la pobreza infantil nunca será un problema real para sus hijos.

El problema no es ya el criterio de reparto y distribución, que lo es realmente porque no se ha podido hacer peor, se ve que les cuesta lo de aplicar el sentido común. El problema real es que hay niños que no pueden comer y eso es lo que parece que no ven. Las comunidades que ahora se quejan tanto son las mismas que en su día lo aceptaron con lo cual también tendrían que explicar por qué hacen las cosas tan mal. Ese es el nivel de nuestros representantes locales y nacionales. Hace mucho que no saben ni lo que hacen ni de lo que hablan. Por eso, organizaciones que sí están cubriendo estas necesidades mínimas de alimentación como Save the children, Cáritas , Cruz Roja o Mensajeros de la Paz, deberían hablar más y callar menos. Justo lo contrario a los voceros que tenemos cada día en los medios de comunicación justificando sus torpezas. Así nos evitarían escuchar tonterías como que no se abren los comedores para dar de comer a los niños por no crearles complejos de inferioridad con respecto a otros menores. A ver si algunos cierran la boca para dejar de decir insensateces y otros la abren para poder comer. Y esperemos que estas ayudas sí lleguen donde deben, no como la de los cursos, los eres y demás.