Política

La yenka de Mas

No se puede decir que Artur Mas sea un indocumentado o un iletrado. Simplemente, esto no es cierto. Por eso sorprende que el presidente catalán no entienda que de un club eres miembro site aceptan. No lo eres porque tú lo quieras ser. Eso es una condición necesaria pero no suficiente. Esto viene a cuento porque, por primera vez, ha reconocido en el diario La Repubblica que Cataluña podría ser expulsada de la UE en el caso de alcanzar la independencia. Después de meses de polémica, Mas da su brazo a torcer y se aleja de aquella bravuconada de barra de bar por la que la importancia económica de Cataluña sería más que suficiente para que la UE le abriera las puertas de par en par. Pues bien, después de meses mareando la perdiz, Artur Mas se ha dado de bruces con la cruda realidad. Por fin, se ha dado por aludido.

Sin embargo, ha sido cauto en su yenka particular. Reconoce que Cataluña se queda al pairo cuando afirma que «he considerado que en un momento inicial, entre el referéndum y la proclamación de la independencia, podríamos quedarnos fuera de Europa. No del euro, de la Unión», pero se refugia en las tesis de Perogrullo cuando dice que no dejaremos de utilizar euros. ¡Hombre!, euros los utiliza hasta Kosovo. Lo que olvida decir Mas es que no podremos ir a buscar los ansiados euros al Banco Central Europeo porque estaremos fuera de la Unión. Ni tampoco influir en las políticas europeas. Y no son cosas menores.

En la entrevista sigue haciéndose trampas al solitario. Él solito, sin encomendarse a nadie, define el tiempo que Cataluña estará fuera de Europa: entre el referéndum y la proclamación de independencia. No tiene en cuenta que el último en entrar en la UE, Croacia ha tardado diez años. Nada más y nada menos.

«Sería una lástima, porque nosotros queremos seguir en la UE. Sería necesario encontrar un régimen transitorio para evitar la expulsión de la UE. De todos modos, solicitaremos un reingreso. Nosotros queremos estar en el euro, en la Unión, en Schengen y en la OTAN». Volvemos al inicio. No eres de un club si no te aceptan. Será una lástima quedarse fuera, sobre todo, para los catalanes, víctimas del camino emprendido por su presidente. A pesar de todo, está bien que el presidente lo reconozca en un diario europeo. Convendría recordarle que los diarios españoles también son europeos aunque a ellos les niegue entrevistas.