Reloj de arena

La Razón
La RazónLa Razón

Hoy se celebra el sorteo de Navidad. Pero la auténtica lotería es otra: ni siquiera la justicia o la política, que sin duda lo son. La mayor lotería es la salud y en ese bombo entramos todos con un número al cuello que si sale, se convierte en una soga que nos condena.

Un día te diagnostican ELA y la vida te zarandea. A ti, no a los demás, como suele ocurrir siempre. La Esclerosis Lateral Amiotrófica elige de manera caprichosa y de repente te toca . Entonces se para el tiempo, primero sin querer y luego con la intención de detenerlo, aguantarlo como cuando contienes la respiración, esperando que la respuesta que anhelas no escuchar no llegue, aunque finalmente lo hace. Cuando te diagnostican ELA alguien gira violentamente el reloj de arena de tu vida y comienza la cuenta atrás. De 3 a 5 años en el 90% de los casos. Un tic tac de arena fina que cae y huye a una velocidad endiablada, y con ella, la vida. En España, cada año se diagnostican unos 900 nuevos casos de ELA , casi 3 al día. 4.000 personas sufren esta enfermedad en nuestro país. Solo piden que les miremos y dejemos de avistar otras memeces que avistamos a diario como si estuviéramos hipnotizados. Si les observamos se vuelven aún más valientes y positivos, les inflamos de ganas y eso da vida. Stephen Hawkings pertenece a ese 10% que sobrevive, lleva 40 años con ELA. Quizá porque a él sí le miraron y por eso seguimos viéndole.

Hace unas semanas los enfermos de ELA salieron a la calle para hacerse visibles. Se vistieron de naranja para que les viéramos. Ellos pueden ser nuestra imagen en el espejo. Se mueren porque miramos a otro lado, porque no les vemos, porque apartamos la mirada. Mirémosles antes de tener que cerrar los ojos porque la enfermedad se convierta en nuestra pesadilla particular y entonces nos cueste abrir los ojos. No esperemos a comprobar que no nos ha tocado lo lotería, disfrutemos del premio que tenemos todo el año. Y mirémosles.