Actualidad

Un pacto para estadistas

Parece que Sánchez no es consciente del camino por el que está llevando a España con su política. Haber provocado de nuevo –antes desde la oposición y ahora desde el Gobierno– una repetición electoral para acabar peor que antes, exige responsabilidades políticas también.

Publicidad

Estas elecciones las convocó porque quería «dormir tranquilo», y con Iglesias en el Gobierno no podía hacerlo. Por ello, apeló a una mayoría clara que le permitiera gobernar sin hipotecas de nadie, y el resultado ha sido que tiene menos votos, menos diputados, menos senadores, y es una quimera pensar en un Gobierno en solitario. Eso, sin contar los 140M de euros que se van en gasto público electoral que, para Carmen Calvo, «no son de nadie».

España no puede instalarse en la inestabilidad permanente a la que es tan aficionado el actual inquilino de La Moncloa. Un acuerdo de investidura sin garantizar la gobernabilidad, es pan para hoy y hambre para mañana: nos abocaría a unos meses más de presupuestos prorrogados y más «viernes sociales», gestionándose el día a día mediante Decreto–Ley.

Publicidad

Mientras los CDR siguen a la vanguardia de la insurrección en Cataluña, Sánchez nos puede llevar a una crisis sistémica: si es posible gobernar sin presupuestos y con Reales Decretos Legislativos, ¿donde queda la Constitución? Por ello, Sánchez debe rectificar ya, y Casado debe colaborar a alcanzar un pacto de Estado para tener un Gobierno, serio, sólido y estable. Es momento de estadistas y patriotas.

Publicidad

Sigue leyendo:

El 95% de los españoles ya no podrá dormir

La abstención de ERC, imprescindible para superar la investidura

Preacuerdo de Gobierno: Iglesias será vicepresidente de Sánchez

Publicidad