El PSOE está en grave riesgo de ruptura

La Razón
La RazónLa Razón

A la espera de que Ferraz verifique la validez de los avales presentados por los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE, la escasa diferencia de apoyos que separa a Pedro Sánchez de Susana Díaz describe a un partido roto, que tendrá muy difícil recomposición tras la celebración de las primarias. El hecho de que los partidarios de Pedro Sánchez hayan vertido expresiones absolutamente descalificatorias a propósito de los socialistas que no piensan como ellos presupone la existencia de dos legitimidades contrapuestas en el seno del PSOE, cada una de las cuales representa un modelo ideológico diferente. La buena noticia es que Susana Díaz ha conseguido el mayor número de respaldos entre la militancia –62.217 avales frente a los 57.369 de Sánchez y los 12.000 de Patxi López– lo que, como dicta la experiencia reciente, permite augurar su victoria. Pero, en cualquier caso, tendrá enfrente a un sector importante de la militancia que parece haber renunciado a los principios políticos de la socialdemocracia y prefiere las posturas más radicales que encarnan los nuevos representantes de la izquierda marxista. Sin embargo, como han demostrado los comicios franceses, la elección de la militancia más radical puede no ser correspondida en las urnas generales y profundizar en la ya grave pérdida de votos del Partido Socialista.