En cualquier caso, un ataque contra España

La Razón
La RazónLa Razón

La muerte en Kabul de dos agentes de la Policía Nacional, Jorge García Tudela e Isidro Gabino San Martín, no puede tener otra calificación que la de un atentado terrorista contra España, por más que los portavoces talibanes afirmen que el edificio donde se encuentra nuestra embajada en Kabul no era el objetivo del ataque, sino una casa de huéspedes frecuentada por residentes extranjeros que está situada al lado de la legación. Los policías fallecidos son, pues, héroes en la lucha contra el terror, en este caso encarnado por los integristas afganos que pretenden devolver al país a los tiempos más oscuros de la tiranía integrista del mulá Omar, en la que las mujeres carecían de los más elementales derechos, hasta el punto de que se amputaban los dedos de las niñas que habían osado pintarse las uñas. Pero, sin olvidar que la información que proviene de los talibanes debe tomarse con todas las precauciones, conviene reiterar la conveniencia de que los políticos españoles se abstengan de presionar al Gobierno y a las Fuerzas de Seguridad para apresurar una demanda de información que, dada la naturaleza del conflicto afgano, es preciso clarificar y confirmar para no caer en especulaciones gratuitas. No se trata de ocultar nada, sino de mantener la serenidad mientras se averigua bien lo sucedido.