Garantía para una Cataluña constitucional

La Razón
La RazónLa Razón

El Consejo General del Poder Judicial ha elegido por mayoría absoluta al juez Jesús María Barrientos para presidir el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en sustitución del magistrado Miguel Ángel Jimeno, quien sólo recibió el apoyo del sector llamado «progresista». Jimeno no se ha caracterizado, precisamente, por su celeridad a la hora de impulsar los procedimientos judiciales abiertos por los actos de desafío del Gobierno de la Generalitat, especialmente en el referéndum ilegal celebrado el 9 de noviembre de 2014. Sin duda, el nuevo presidente del TSJC, que hasta ahora desempeñaba su labor al frente de una Sección de la Audiencia Provincial de Barcelona, será una garantía mayor en la defensa de la Constitución en Cataluña y de los derechos de sus ciudadanos, en unos momentos difíciles por la obstinación en el proceso separatista de quienes, como representantes institucionales, están más obligados a guardar y hacer guardar la Ley. Jesús María Barrientos es consciente de la complejidad del momento que se vive en Cataluña y de la necesidad de defender la Ley y resguardar la legalidad frente al proyecto de ruptura constitucional, y así lo ha expuesto sin ambages ni retórica en su programa de actuación. Su elección es, por lo tanto, una buena noticia.