Los policías no deben hacer política

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Los Cuerpos de Seguridad del Estado –la Policía Nacional y la Guardia Civil– gozan del mayor aprecio entre los ciudadanos, no sólo por una profesionalidad internacionalmente reconocida, sino porque han sido desde la Transición uno de los pilares sobre los que se ha asentado el régimen democrático de España. Si hoy nuestro país es uno de los más libres y seguros del mundo se debe, en buena parte a estos hombres y mujeres, siempre dispuestos a los mayores sacrificios. Pero, como en el caso de los militares, estos funcionarios tienen la exigencia social de una conducta fuera de toda duda. De ahí que las pruebas gráficas obtenidas por LA RAZÓN del encuentro en una cafetería entre dos altos mandos policiales con el portavoz de Interior del PSOE, Antonio María Trevín Lomban, supongan un hecho, cuando menos, insólito, que no puede pasar de largo sin una completa explicación por parte, en primer lugar, del parlamentario socialista. Más aún, cuando nos consta fehacientemente que estas reuniones son periódicas y se han intensificado a medida que se aproxima la fecha de las elecciones generales. Antonio María Trevín tiene que explicar a la opinión pública por qué se reúne en bares con altos funcionarios de la Policía Nacional, qué tipo de informaciones requiere de los dos comisarios o cuál es el contenido de tan asiduas conversaciones. Entre otras cuestiones, porque se trata de dos policías, Telesforo Rubio y Miguel Ángel Santano, actualmente destinados en el Consejo Asesor de la Policía, cuyas biografías están estrechamente ligadas a los avatares de los distintos gobiernos socialistas que se han sucedido desde 1982, en el caso del comisario Santano, aún de antes, como impulsor en 1979 del primer sindicato de izquierdas del entonces Cuerpo Superior de Policía, del que llegó a ser su secretario general, muchos de cuyos afiliados han tenido carreras meteóricas, hasta el punto de que a una de las promociones a comisarios de la época se la conocía como la de «Pablo Iglesias», por el fundador del Partido Socialista.Tanto Santano como Telesforo Rubio han sido policías de confianza del ex secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y ocupaban puestos de responsabilidad cuando se produjeron los terribles hechos del 11M de 2004. El PSOE tiene que aclarar esta conducta impropia en una democracia, donde las relaciones institucionales entre los Cuerpos de Seguridad y el Parlamento están perfectamente regladas. De lo contrario, no deberían extrañarse si anidan teorías conspiratorias cuando los ciudadanos aún no han olvidado lo sucedido tras los atentados de Atocha, cuando la manipulación política de la tragedia se tradujo en los cercos a las sedes del PP. Los funcionarios de la Policía saben cuáles son sus atribuciones, entre las que no se incluye reunirse en bares con los políticos.