Opinión

Un esfuerzo contra la crisis

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Durante un mes, en las fechas más difíciles del año para el bolsillo de los españoles, de lunes a jueves, LA RAZÓN baja su precio a un euro. Queremos con ello contribuir al esfuerzo de las familias, sumar y no restar en la batalla que libra nuestro país por salir de la crisis y volver a la senda del crecimiento, y aportar nuestro grano de arena en el estímulo del consumo, como han hecho también, con rebajas de sus precios pero sin merma de la calidad de los servicios que prestan, la mayor parte de las grandes empresas españolas como El Corte Inglés, Telefónica, Mercadona, Dia, Eroski, Carrefour, NH Hoteles, Iberia, Iberojet, Ford, Renault, Citroën, Hyundai... La actual radiografía de los hogares españoles demuestra la oportunidad de este tipo de decisiones. Según los últimos datos facilitados por los servicios de análisis económicos del Gobierno, los ingresos medios de las familias han descendido un 3,6 por ciento en el último año y la tasa de ahorro se ha reducido a sólo un 7,6 por ciento de la renta disponible, renta que, a su vez, ha caído un 1,6 por ciento entre junio y septiembre de 2012. Todo, pues, conspira para frenar el consumo interno, con la consiguiente merma de la actividad económica. Ésta es la situación, agravada en la clásica «cuesta de enero», pese a que los primeros datos macroeconómicos del año 2013 nos hayan traído un cierto optimismo. La diferencia de la prima de riesgo con Alemania siguió ayer su descenso, hay indicios ciertos de que los mercados comienzan a creer –y a respaldar– el nuevo «milagro español» y se recuperan los índices de productividad y de competitividad de nuestros productos. Pero, mientras se produce la eclosión y se vuelve a la senda de una recuperación sostenida, en especial del mercado de trabajo, iniciativas como la de LA RAZÓN, que reduce en 30 céntimos de euro su precio, se hacen necesarias. Por supuesto, nuestro periódico no sufrirá merma alguna en su calidad, manteniendo los parámetros de excelencia que exigen nuestros lectores –que se encuentran, según todos los estudios de demoscopia publicados, entre los más formados de España–, quienes seguirán teniendo a su disposición la información más completa, nacional e internacional, los análisis más incisivos y la opinión de los mejores columnistas del momento. Porque, insistimos, se reduce el precio, pero no la calidad y se mantendrá la misma paginación y los mismos contenidos, tanto gráficos como literarios, de siempre. Arrimar el hombro, sumar y no restar, colaborar entre todos... Se puede llamar como se quiera pero, en definitiva, de lo que se trata es de ayudar a que España, que tanto nos gusta a quienes hacemos LA RAZÓN y a quienes nos leen, supere la grave crisis que nos atenaza.