A Sánchez no le preocupa Alemania

La Razón
La RazónLa Razón

No es sorprendente. Si lo que pasa en España parece no afectarle –las peligrosas señales de desaceleración en nuestro país–, lo que le sucede a la locomotora de la Eurozona menos aún. Y hace mal. La economía de la mayor potencia de la UE se contrajo en el segundo trimestre del año. Cayó un 0,1% entre abril y junio respecto el trimestre anterior. Unos números rojos que traerán recortes de empleo e inversiones... y mientras, Sánchez en Doñana. Y el país sin Gobierno ante la tormenta económica.