Editoriales

A Sánchez no le preocupa Alemania

No es sorprendente. Si lo que pasa en España parece no afectarle –las peligrosas señales de desaceleración en nuestro país–, lo que le sucede a la locomotora de la Eurozona menos aún. Y hace mal. La economía de la mayor potencia de la UE se contrajo en el segundo trimestre del año. Cayó un 0,1% entre abril y junio respecto el trimestre anterior. Unos números rojos que traerán recortes de empleo e inversiones... y mientras, Sánchez en Doñana. Y el país sin Gobierno ante la tormenta económica.

Publicidad