Opinión

ETA mantiene su desafío a la democracia

La Razón
La RazónLa Razón

El primer informe anual del Gobierno sobre seguridad nacional, presentado ayer en el Congreso, concluye, entre otras reflexiones, que ETA «no tiene intención de disolverse sino que pretende perpetuarse como agente político e impulsar y favorecer la actividad de la izquierda abertzale». O lo que es igual, la banda pretende mantener su tutela sobre el presente y el futuro del País Vasco para imponer su proyecto totalitario. En estas circunstancias sería más que conveniente que el Estado de Derecho se replanteara la situación legal de unas marcas políticas que sirven a un proyecto terrorista.