La senda bolivariana nunca es el camino

La Razón
La RazónLa Razón

La victoria abrumadora en México de Andrés Manuel López Obrador marca el comienzo de una nueva era para un país de 120 millones de habitantes que ha votado, sobre todo, contra la violencia y la corrupción. Hay que reconocer que el primer discurso de este veterano de la extrema izquierda reconvertido en líder populista ha sido más prudente y conciliador de lo que cabía esperar. Por el bien de los mexicanos, hará bien en no seguir recetas bolivarianas que se han demostrado fallidas en países como Venezuela.