Opinión

No todos podrán fichar en el trabajo será un caos

La Razón
La RazónLa Razón

De nuevo la improvisación del Gobierno de Sánchez acaba creando un problema a 3,5 millones de empresarios y 16 millones de asalariados. Desde ayer, es obligatorio que en todos los centros de trabajo exista un sistema para registrar la hora de entrada y salida. Es legítimo que se contabilicen las horas extras sin pagar: supondrían 500 millones de euros sin tributar. Ahora bien, esta ley ideada por Magdalena Valerio se ha hecho sin diferenciar el tipo de empresa y las nuevas modalidades de trabajo.