Otras elecciones no se las cree ni el PSOE

La Razón
La RazónLa Razón

En ese juego de embelecos que suele ser habitualmente la política, la investidura de un Pedro Sánchez muy alejado de la mayoría necesaria abre un tiempo propicio de fricción de intereses y medias verdades en el que nada suele ser lo que parece. El PSOE, Ábalos mediante, ha dejado caer que si las cuentas no cuadran, no les temblará el pulso a la hora de convocar nuevas elecciones generales. Cada uno presiona cómo y con lo que tiene, pero toda coacción debe ser mínimamente creíble. No es el caso.