Saludable apuesta por la obra pública

La Razón
La RazónLa Razón

La crisis se cebó especialmente con la inversión pública, que corrió con los gastos de la consolidación fiscal. La recuperación y el crecimiento han revertido ese escenario. Fomento ha elevado un 17% su presupuesto inversor en 2018. Como parte de ese renovado dinamismo hay que ponderar los planes de transformación inmobiliaria de zonas cercanas a los aeropuertos de Barajas y El Prat que movilizarán miles de millones de euros. La obra pública es músculo económico y su fortaleza alimenta la prosperidad.