Si por Carmena fuera la Fiesta no existiría

La Razón
La RazónLa Razón

El gobierno de Madrid es enemigo de la tauromaquia y de todos aquellos que se mueven en torno a ella. Y no por el denominado sufrimiento animal, sino por tratarse de un fenómeno cultural intrínsecamente español. La fobia ideológica de Carmena y cía. ha llegado hasta el extremo de limitar la actividad de los bares y restaurantes de la zona de la plaza de las Ventas en la Feria de San Isidro con el consiguiente quebranto económico. Un agravio cruel si partimos de que en la Fiesta del Orgullo, por ejemplo, las facilidades son absolutas.