Opinión

Una sobreprotección justa para las víctimas

La Razón
La RazónLa Razón

El Gobierno aprobará el viernes el Estatuto de la Víctima del Delito, que articula disposiciones dirigidas a proteger a todas aquellas personas que han sufrido las consecuencias de delitos graves y también a sus familiares. Entre los derechos que contempla figura que las víctimas podrán recibir información del proceso que se sigue contra su agresor, recurrir su libertad condicional y los beneficios penitenciarios, así como oponerse al sobreseimiento o archivo de la causa aunque no estén personadas en la misma. Es una respuesta encomiable para paliar episodios traumáticos y, en ese sentido, ofrece a la víctima un amparo público debido y justo.