Cierran los colegios electorales en Sudáfrica tras una jornada de calma

Los colegios electorales cerraron hoy a las 21:00 hora local (19:00 GMT) en Sudáfrica, que votó en sus quintas elecciones generales desde la caída del régimen segregacionista del "apartheid"en un ambiente de calma, solo roto por protestas violentas en algunas zonas marginales.

El ambiente de concordia y las colas frente a los colegios dominaron la jornada a lo largo de todo el país, a pesar de los retrasos con que abrieron más del 10 % de los 22.000 colegios electorales, en los que estaban llamados a votar más de 25 millones de sudafricanos, aproximadamente la mitad de la población.

Los incidentes se produjeron en áreas marginales como Springs y Bekkersdal, situadas en la provincia de Gauteng, motor económico del país y donde se encuentra la ciudad de Johannesburgo.

Allí algunos jóvenes quemaron varios colegios electorales, mientras que en la localidad de Maruleng (en la provincia norteña de Limpopo) los residentes cortaron varias carreteras y obligaron a retrasar la apertura de los colegios.

La Policía ha detenido a cerca de un centenar de personas relacionadas con incidentes de violencia electoral, aunque las autoridades han calificado los disturbios de "aislados"y se han mostrado satisfechas con el desarrollo del proceso.

Aunque no se han publicado datos de participación ni resultados parciales, el gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA) continúa siendo el favorito indiscutible para imponerse y revalidar su mayoría de más del 60 % de los votos, un balance que otorgaría a su líder y actual presidente, Jacob Zuma, un nuevo mandato de cinco años.

El principal partido de la oposición, la Alianza Democrática (DA), aspira a rebasar ampliamente la frontera del 20 % de los sufragios y superar así el 16 % que obtuvo en los comicios de 2009.

Los últimos votantes acudían a las urnas poco antes de las 21:00 horas en iglesias, escuelas y otros edificios públicos del antiguo gueto negro de Soweto y otras zonas del país.

Las camisetas y parafernalia de los partidos y las manifestaciones de baile y canto -habituales en los eventos políticos en Sudáfrica- de sus simpatizantes se sucedieron esta tarde en el exterior de numerosos colegios.

Los resultados provisionales se conocerán el martes y decidirán la composición del nuevo Parlamento nacional, que a su vez elegirá entre los líderes de los partidos al nuevo presidente del país.

Los sudafricanos votaron hoy también a los parlamentos de las nueve provincias del país, dominadas todas ellas por el CNA excepto el Cabo Occidental, cuya capital es Ciudad del Cabo y donde gobierna la opositora DA.

Ambiente festivo

Los barrios acomodados del norte de Johannesburgo votaron esta mañana con fluidez y normalidad en los colegios electorales dispuestos al efecto, según pudo constatar Efe.

En el suroeste de la urbe, en el populoso antiguo gueto negro de Soweto, centenares de vecinos formaron también largas colas en escuelas, iglesias y otros edificios públicos habilitados como centros de votación.

Muchos votantes lucían camisetas del gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA) o de otros partidos políticos, en una jornada declarada como día festivo por el Gobierno.

Ese tipo de imágenes se han repetido a lo largo y ancho de Sudáfrica, según los medios sudafricanos.

"Esto es territorio del Congreso Nacional Africano", dijo a Efe, a la puerta de un instituto en el barrio de Orlando (Soweto), Caroline Sabo, una desempleada de 30 años.

Territorio del gubernamental CNA lo es también la mayor parte de Sudáfrica, que, según las encuestas, otorgará al movimiento que dirigiera la lucha contra el "apartheid"su quinta mayoría de más del 60 por ciento.

Su candidato a la presidencia, el actual jefe del Estado, Jacob Zuma, renovará con toda probabilidad su mandato, pese a haber sufrido una fuerte bajada de popularidad debido a los escándalos de abuso de poder en los que ha estado implicado.

Zuma votó esta mañana en su pueblo de Nkandla, en la provincia oriental de KwaZulu-Natal, con actitud relajada y un mensaje optimista.

"Los resultados serán muy buenos", declaró a los medios el líder del CNA, acusado por la Defensora del Pueblo, Thuli Madonsela, de gastarse indebidamente más de 15 millones de euros en la reforma de su residencia privada, situada precisamente en Nkandla.

Descontento con el CNA

El descontento con el partido oficialista -que encabezó antaño Nelson Mandela- por las altas tasas de paro, el bajo crecimiento económico y los casos de corrupción le haría perder, según los sondeos, algunos puntos porcentuales.

Esto ha motivado que la opositora Alianza Democrática (DA) -considerada por muchos una formación blanca- empiece a ser la opción electoral de algunos votantes en un feudo tradicional del CNA como Soweto.

"Estoy cansado de las promesas incumplidas y la corrupción del CNA. Quiero un cambio y la DA ha demostrado saber gobernar en (la provincia de) el Cabo Occidental", comentó a Efe, en el barrio de Jabulani (Soweto), el estudiante Daniel Gumede.

El voto de gente como Gumede podría hacer crecer a la DA del 16 por ciento cosechado hace cinco años, hasta un 23 por ciento, según las encuestas.

El partido liderado por la candidata a presidenta y gobernadora del Cabo, Helen Zille, aspira también a disputar la mayoría del CNA en la provincia de Gauteng -motor económico del país y donde está Johannesburgo-, en una de las elecciones a los parlamentos de las nueve provincias sudafricanas que también se celebraron hoy.

El mismo descontento con el Gobierno se vive también en zonas deprimidas como Bekkersdal y Springs (Gauteng) o Maruleng (en la provincia norteña de Limpopo), donde jóvenes indignados por las deficiencias de los servicios públicos han prendido fuego a colegios electorales y han levantado barricadas en varias carreteras.

"Ha habido algunas protestas esporádicas en el día de las elecciones de Sudáfrica, pero la Policía tiene la situación bajo control", declaró la jefa de la Policía sudafricana, Riah Phiyega, sobre un tipo de violencia política que es habitual en las áreas más pobres de Sudáfrica.

El arzobispo emérito de Ciudad del Cabo y premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, pidió durante la jornada a los sudafricanos que estén agradecidos por poder votar en paz.

"Pienso en Ucrania. Pienso en Sudán del Sur, y en todas esas cosas que están pasando allí", dijo Tutu mientras ejercía su voto en un instituto de secundaria de Ciudad del Cabo, en referencia a los conflictos que viven los mencionados países.

Las urnas deben cerrar hoy a las 21.00 hora local (19.00 GMT), y los resultados provisionales se darán previsiblemente a conocer el próximo viernes.