El síndrome del astronauta

Un «chispazo» que recoge el nervio óptico y que el cerebro interpreta como un flash de luz

Nadie se acuerda de ellos. Pero desde mayo viajan sobre nuestras cabezas seis astronautas que trabajan incansablemente a bordo de la Estación Espacial Internacional. El comandante Peter Vinogrodov, y los ingenieros de vuelo Karen Nyberg, Chris Cassidy, Alexander Musurkin, Fyodor Yurchikin y Luca Parmitano han estado viendo nuestros desvelos terrícolas desde más de 400 kilómetros de distancia y están a punto de volver a la Tierra. Lo harán si todo sale bien el 17 de septiembre dejando espacio para una nueva tripulación de relevo. Y es que, desde que el 2 de noviembre de 2000 llegara a la estación el primer equipo humano permanente, nunca ha dejado de haber, al menos, dos personas a bordo. Nuestra especie siempre ha tenido desde entonces, y de momento siempre tendrá un par de representantes fuera del planeta.