Raquel Morillas: de “Gran Hermano” a vender cupones de la ONCE

Por las secuelas que tuvo tras el accidente de tráfico en el conducía su entonces pareja Noemí Ungría

Raquel Morillas
Raquel Morillas

Tras su paso agridulce por “Gran Hermano 3”, tras ser expulsada en la séptima gala, al menos salió de la casa con un amor incipiente: Noemí Ungría que también era concursante. Incluso se llegaron a casar. Pero en 2003 un accidente de tráfico cambió su vida el tres de junio, a las 19.06 horas en el kilómetro 97,7 de la autovía, en dirección Girona, y en el término municipal de Argentona. Morillas pasó varias semanas en estado grave. La operaron los servicios de neurocirugía, cirugía plástica y maxilofacial y perdió la vista de un ojo. La relación entre ellas acabó entre un cruce de declaraciones, Tras varios años paseándose como alma en pena por los estudios a causa de sus problemas de ludopatía, que muchos miembros de “Sálvame” nunca llegaron a creer, hace unos días anunció a través de su cuenta oficial de YouTube que tiene un nuevo trabajo: vendedora de cupones de la ONCE. Para ello, ha pasado un curso de formación, un examen y prácticas. “Como sabéis tuve un accidente. Evidentemente, tuve unas secuelas que son ya de por vida y eso me hace tener una discapacidad y, gracias a Dios, puedo beneficiarme de eso”, un comentario un pelín desafortunado al utilizar el término “aprovecharme”.

Como despedida le dijo a sus seguidores: “Estoy deseando que me veáis con el chaleco fluorescente y que me quiten los cupones de las manos”.