Actualidad

A la espera de la primera autobiografía pospontificado

Benedicto XVI
Benedicto XVI

El cardenal Ratzinger nunca contó con tomar las riendas del ministerio petrino. En alguna ocasión le había dejado caer a Juan Pablo II la posibilidad de dejar de ser «ministro». Había cumplido con creces su servicio activo a la Iglesia en un puesto más que complicado, liderando la lucha contra los abusos sexuales desde la Congregación para la Doctrina de la Fe. Echaba de menos poder dedicarse a tiempo completo a su faceta como investigador, ahondar en el debate teológico. Escribir. Si bien los motivos de su renuncia no escondían ningún deseo de retomar esa «jubilación» anhelada, lo cierto es que a lo largo de este año ha podido retomar precisamente una de sus principales pasiones. Pero ¿qué escribe el Papa emérito? Además de responder a las numerosas misivas que le llegan de fieles y presbíteros que buscan comprender mejor su decisión, también se sirve del papel para continuar con debates teológicos. Pero incluso, podría ir más allá. El actual prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el arzobispo Gerhard Ludwig Müller, comentó hace unos días en una visita a Valencia que Benedicto XVI «tiene la cabeza absolutamente clara y puede que escriba algunos textos autobiográficos». La realidad es que sería la primera vez que un Santo Padre puede reflexionar sobre su pontificado echando la vista atrás y analizando sus consecuencias. Lo cierto es que el cardenal Müller sabe bien lo que se dice, entre otras cosas porque él es el responsable de la edición de las obras completas de Josepth Ratzinger. El padre Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, se muestra más cauto, y en su visita a Madrid esta misma semana aseguró no tener constancia de que el Papa alemán tuviera entre manos un libro autobiográfico, aunque sí hizo hincapié en que la salud del Papa emérito es «maravillosa». Finalmente, toca esperar para saber si el mundo podrá tener acceso a la primera autobiografía pospontificado de la historia.