Actualidad

El patriarca latino da inicio a las celebraciones de Navidad en Tierra Santa

Miles de peregrinos de todo el mundo y palestinos cristianos y musulmanes recibieron hoy al patriarca latino de Jerusalén, Fuad Twal, a su entrada en la plaza del Pesebre de Belén, en una colorida y musical ceremonia con la que se iniciaron las celebraciones de Navidad en Tierra Santa.

Miles de peregrinos de todo el mundo y palestinos cristianos y musulmanes recibieron hoy al patriarca latino de Jerusalén, Fuad Twal, a su entrada en la plaza del Pesebre de Belén, en una colorida y musical ceremonia con la que se iniciaron las celebraciones de Navidad en Tierra Santa.

Twal, máxima autoridad católica en la zona, entró esta tarde en la ciudad que vio nacer a Jesús tras su tradicional peregrinaje desde Jerusalén, a siete kilómetros de distancia, desde donde fue escoltado por la policía israelí y, una vez en Cisjordania, por la de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

En la plaza que da entrada a la Basílica de la Natividad, miles de personas se congregaron para ver el desfile de innumerables bandas de boyscouts procedentes de Cisjordania, Jerusalén y Nazaret, así como representantes de las órdenes religiosas de Tierra Santa que precedieron en procesión la llegada de la autoridad religiosa en un ritual que se repite año tras año.

"La verdad es que es una experiencia que recomendaría porque es una Navidad diferente que no tiene nada que ver con la que podemos vivir en nuestras ciudades. Y el ambiente de amistad y regocijo que hay invita a venir y a disfrutar de ella", explicó a Efe Ángel, de Tenerife, que se encontraba en la zona con su familia por motivos de trabajo y decidió celebrar las fiestas en la ciudad santa.

"Me ha sorprendido gratamente por la afinidad que hay entre las distintas congregaciones y religiones que conviven aquí en Belén", matizó mientras disfrutaba del desfile de bandas musicales.

El momento de máxima expectación se vivió con la llegada del patriarca a la plaza, donde fue recibido por una delegación religiosa que le guió hasta la Basílica de la Natividad, en cuyo interior le esperaban cientos de creyentes y curiosos.

Momentos después, un concierto navideño dio inicio a una serie de eventos culturales en un escenario instalado en la plaza del Pesebre, junto al tradicional belén y un gran árbol de Navidad.

"Estamos muy orgullosos de tener la oportunidad de vestir nuestros trajes nacionales y poder enseñar al mundo parte de nuestra cultura", contó a Efe Mira, de 23 años y originaria de Belén, vestida con un traje tradicional palestino mientras preparaba su actuación para esta tarde, en la que mensajes de paz serán leídos en varios idiomas como deseo de unión entre todos los pueblos.

Los eventos festivos y los servicios religiosos tienen lugar bajo un fuerte dispositivo de seguridad en vistas a la llegada del presidente de la ANP, Mahmud Abás, quien está previsto que participe esta noche en la misa del Gallo en la Basílica, de 1.700 años de antigüedad y uno de los principales atractivos para los peregrinos cristianos en Tierra Santa durante Navidad.

Durante la misa, Twal trasladará en sus brazos una pequeña réplica del niño Jesús hasta la gruta de la Natividad, donde una estrella de plata de catorce puntas -hoy visitada por miles de peregrinos que se arrodillaban ante ella y la besaban- marca el lugar del nacimiento.

La colocación del niño Jesús sobre la estrella, mientras repican las campanas de todas las iglesias, es uno de los momentos culminantes de un servicio religioso transmitido al mundo por la televisión palestina, y en la que está prevista también la participación de los cónsules generales de las siete potencias protectoras de Tierra Santa, entre ellas España.

Además de los más de 25.000 peregrinos que se espera visiten los lugares sagrados en Israel y Palestina durante estos días, también miles de palestinos cristianos de Cisjordania y Gaza podrán desplazarse libremente por la zona.

El Ejército israelí informó de que ha emitido permisos especiales para cerca de 21.000 cisjordanos y unos 500 gazatíes (en este caso sólo para menores de 16 años o mayores de 35) para celebrar estas fiestas y visitar a sus familias en Israel o desplazarse por el territorio israelí para llegar a otras zonas de Cisjordania y Gaza.