Actualidad

«Nuevos caminos» tras el Sínodo

El Papa invita a «dejar los puertos seguros» tras las conclusiones de los padres sinodales y denuncia el «expolio» a nuestro planeta

El Papa invita a «dejar los puertos seguros» tras las conclusiones de los padres sinodales y denuncia el «expolio» a nuestro planeta.

Publicidad

El Sínodo de los Obispos sobre la Amazonia deja una invitación a un pequeño cambio en el seno de la Iglesia que puede traer consecuencias más profundas. En el documento final los padres sinodales recomendaron la ordenación sacerdotal de hombres que pueden estar casados en aquellas zonas en los que no hay curas suficientes.

Sin embargo, en esta reforma concreta muchos están interpretando un debate más amplio sobre el celibato. Todavía no han irrumpido, pero es probable que en los próximos días surjan voces contrarias. Por eso, ayer el Papa afirmó que el Sínodo «ha abierto nuevos caminos para el anuncio del Evangelio». Lo dijo en el tradicional rezo del Ángelus, que estuvo centrado en estas tres semanas de debates que se han producido en el Vaticano.

«Nos hemos sentido incitados a afrontar el largo plazo, a dejar las playas confortables de nuestros puertos seguros para adentrarnos en aguas profundas: no en las aguas pantanosas de la ideología, sino en el mar abierto en el que el Espíritu invita a lanzar las redes», sostuvo. No quiere Francisco que ésta u otras cuestiones resultantes del Sínodo pasen de nuevo por el tamiz de aperturistas contra conservadores, sino que subraya que las conclusiones extraídas tienen como objetivo mejorar la vida de las comunidades cristianas.

Bergoglio recordó que la palabra Sínodo significa «caminar juntos», confirmando el modo en el que pretende que se tomen las decisiones en la Iglesia. Y en esa acción colectiva, defendió de nuevo que el centro de atención debe estar en los más desfavorecidos. «El grito de los pobres, junto con el de la tierra, nos ha alcanzado desde la Amazonia. Después de estas tres semanas no podemos fingir no haberlo escuchado. Las voces de los pobres dentro y fuera del Sínodo nos empujan a no permanecer indiferentes», agregó.

Publicidad

En la misa de conclusión del Sínodo, criticó a quienes han preferido ocuparse siempre de sus problemas y no mirar por el de los demás: «Podemos mirarnos dentro y ver si también nosotros consideramos a alguien inferior, descartable», pronunció. Y recordó el daño que ciertas acciones han provocado en los pueblos indígenas. «Los errores del pasado no han bastado para dejar de expoliar y causar heridas a nuestros hermanos y a nuestra hermana tierra: lo hemos visto en el rostro desfigurado de la Amazonia», sentenció el Papa.