Osoro, a Madrid y Cañizares, a Valencia

A las doce en punto, la Santa Sede ha hecho oficial los dos nuevos nombramientos que ejemplifican la primavera del Papa Francisco para la Iglesia española. El arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, ha sido designado arzobispo de Madrid. De esta manera, como ya adelantó LA RAZÓN, el Santo Padre acepta la renuncia del cardenal Antonio María Rouco Varela, que cumple así dos décadas al frente de la diócesis de la capital de España. Por su parte, el cardenal Antonio Cañizares, actual prefecto para la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, dejará Roma para ser el nuevo arzobispo de Valencia.

Carlos Osoro anunciará así que sustituye al cardenal Rouco Varela al frente del Arzobispado de Madrid. Un nombramiento que hizo oficial a la hora del Angelus ante una gran expectación. Osoro tiene por costumbre pasar al patio del Arzobispado a rezar el Angelus con las personas que ahí se encuentren.

Osoro nació en Castañeda (Cantabria) en 1945 y fue ordenado sacerdote en 1973, fue designado por Juan Pablo II arzobispo de Orense en febrero de 1997, en enero de 2002 arzobispo de Oviedo y el 8 de enero de 2009 pasó a la diócesis de Valencia.

El papa también nombró al cardenal Antonio Cañizares su sustituto frente a la archidiócesis de Valencia.

Cañizares Llovera, de 68 años, es actualmente prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos y hace algunos meses se concluyeron los cinco años al frente de este "ministerio"vaticano.

El cardenal, que nació en Utiel (Valencia) el 15 de octubre de 1945, es doctor en Teología con la especialidad en catequesis por la Universidad Pontificia de Salamanca y fue ordenado sacerdote en 1970.

El 6 de marzo de 1992 fue nombrado obispo de Ávila y el 10 de noviembre de 1995 fue designado miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El 20 de diciembre de 1996 fue nombrado arzobispo de Granada y el 24 de octubre de 2002 arzobispo de Toledo, en sustitución del cardenal Francisco Álvarez.

El 24 de marzo de 2006 fue creado cardenal en el primer consistorio convocado por el papa Benedicto XVI y el 9 de noviembre fue nombrado por el pontífice alemán prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos.