CSIF desmiente al Gobierno: “Sólo han contratado a 7.000 de los 50.000 sanitarios prometidos”

El sindicato denuncia además que en enero y febrero ya se perdieron 18.320 contratos en la Sanidad, mientras que en marzo hay 3.000 contrataciones menos que hace un año

General view of a corridor with patients and medical personnel at an emergency unit of a Spanish hospital in Getafe, outside Madrid
Hospital de GetafeOBTAINED BY REUTERSReuters

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado que el sistema sanitario sólo ha contratado a 7.000 de los 50.000 profesionales prometidos para combatir la pandemia de coronavirus y tampoco ha compensado las más de 12.000 bajas provocadas por los contagios masivos de trabajadores sanitarios en los hospitales. En un duro comunicado, el sindicato mayoritario en la Función Pública analiza los datos de desempleo en el sector y revela que la Sanidad española sólo registró 7.085 contratos en el sector durante el mes de marzo, “cifra que contrasta con las 50.000 nuevas incorporaciones que anunció el Gobierno para hacer frente a la presión asistencial, como consecuencia de la pandemia por el coronavirus que azota a nuestro país”.

CSIF extrae estos datos de las cifras de la Seguridad Social y exige al Gobierno y a las diferentes administraciones que “agilicen estas contrataciones para reforzar la labor extraordinaria que está realizando el personal de nuestros centros sanitarios”.

“Y es que, pese a la situación de extrema gravedad, se han hecho incluso 3.000 contratos menos de los que se realizaron en marzo del año pasado -en 2019 se hicieron 9.957-. Además, se da la circunstancia de que hay más de 12.000 profesionales contagiados y, por tanto, fuera de juego”, remarca la organización sindical que preside Miguel Borra.

En este punto, añade que durante los meses de enero y febrero el sector sanitario español encadenó dos meses consecutivos de bajada con 18.320 puestos de trabajo menos en toda España, coincidiendo todavía con la campaña de la gripe, el incremento de la presión asistencial y ya en plena crisis por el brote de coronavirus.

Según CSIF, “el estado de alerta y la posterior reconstrucción del país exigen un plan estratégico de empleo para reforzar los servicios públicos, en unos presupuestos generales consensuados y apoyados por todos los grupos políticos”.