Endometriosis: La enfermedad silenciosa de la mujer

Fuertes dolores pélvicos, fatiga o sangrados entre períodos son algunos de los síntomas de la endometriosis.
Fuertes dolores pélvicos, fatiga o sangrados entre períodos son algunos de los síntomas de la endometriosis.

Me duelen muchísimo los ovarios, hoy no me muevo de casa” “Eso es normal, la regla siempre duele”. La de veces que habremos oído frases como esta. Sin embargo, la regla o menstruación es un proceso natural que no duele o puede presentarse con un dolor generalmente controlable con los calmantes habituales. Si esto no sucede tendremos que preguntarnos si algo no va bien.

Entendamos cómo funciona el cuerpo de la mujer durante el ciclo menstrual. Cada mes, los ovarios producen hormonas que hacen que el endometrio, es decir, la capa que recubre el interior del útero, se haga más grueso preparándolo para un posible embarazo. Si no se produce la fecundación, esta capa de tejido se desprende y se elimina mezclada con sangre, esto es la regla o menstruación. Cuando este tejido crece fuera de la cavidad del útero se produce una endometriosis.

La endometriosis es una enfermedad de origen desconocido, no se sabe por qué el tejido del endometrio puede acabar fuera de la cavidad uterina, normalmente en los ovarios, trompa de Falopio, la propia pared del útero, vejiga o intestino. Durante la menstruación, ese tejido “fuera de su sitio” también se inflama, se desprende y provoca alteraciones en esos lugares donde se ha depositado, lo que hace que la regla sea mucho más dolorosa.

El síntoma principal es el dolor en forma de cólicos menstruales muy intensos, que llegan a incapacitar a la mujer y a hacer que se sienta agotada y falta de energía. Además, se pueden presentar otro tipo de dolores (desencadenado por las relaciones, dolor pélvico crónico…) y su aparición e intensidad a veces no se correlaciona con la afectación o extensión de la enfermedad. La doctora Marta Lamarca, Ginecóloga en el Hospital Quironsalud Zaragoza y una de las impulsoras del proyecto ‘Entre Nosotras’ puesto en marcha en dicho centro, asegura que “se pueden paliar los síntomas de las pacientes aunque estamos limitados; además, cuando el tratamiento médico no es suficiente o el grado de afectación es importante, se puede acudir al tratamiento quirúrgico”. Esta enfermedad es crónica y puede aparecer durante la vida fértil de la mujer, desde la pubertad en el primer ciclo menstrual y hasta la menopausia. En ese momento, con el cese de las menstruaciones, la mayoría de las mujeres que sufren endometriosis encuentran un alivio importante, pues los síntomas normalmente desaparecen.

Sin embargo, esta dolencia se descubre entre los 25 y los 40 años, normalmente cuando la mujer acude al especialista porque sufre intensos dolores en la zona del bajo vientre o porque tiene problemas de infertilidad. “Hasta un 30 por ciento de pacientes que acuden a consulta por infertilidad, padece endometriosis. Es un número importante, además son pacientes que no solamente por los implantes pueden tener dificultades para conseguir un embarazo espontáneo o sin tratamiento, también los óvulos que tienen son de peor calidad y se preguntan ya no sólo ¿podré ser madre? Sino ¿podré con mis óvulos? Es algo muy estresante para ellas”, explica la doctora Lamarca.

Es muy importante para las mujeres que padecen esta dolencia sentirse comprendidas por la familia y los compañeros de trabajo, que se entienda el alcance de esta enfermedad silenciosa que afecta hasta a un 15 por ciento de la población femenina. Además del dolor que les condiciona en su vida diaria, los tratamientos que reciben hacen que estén psicológicamente más sensibles, por eso es crucial la ayuda de profesionales, informarse bien y concienciar a la sociedad.

De igual modo, en el contexto actual en el que nos encontramos, añade esta experta, es importante recalcar que las afectadas deben consultar con un especialista cualquier molestia o síntoma que les resulte sospechoso, e incluso si es preciso no deben dudar en acudir al hospital. “Actualmente existen protocolos bien diferenciados y se están adoptando medidas higiénicas, técnicas y organizativas para minimizar el riesgo de contagio por coronavirus en nuestras instalaciones y proteger a nuestras pacientes, tanto si deben venir a una consulta programada como si tienen un problema urgente”, defiende la ginecóloga de Quirónsalud Zaragoza, centro que acaba de recibir la certificación ‘Protocolo Seguro frente al Covid-19’ emitida por Applus+.