Los fármacos que Sanidad quiere dejar de pagar son eficaces para tratar la artrosis

Un nuevo estudio avala el uso de los Sysadoas y destaca que son la única alternativa terapéutica para lo pacientes con enfermedad crónica asociada

La revista de la Sociedad Española de Reumatología, Reumatología Clínica, ha publicado parte de los resultados de un estudio que arroja nueva luz sobre el uso de los medicamentos conocidos como Sysadoas en el tratamiento de la artrosis en la atención primaria. Los Sysadoas son compuestos naturales destinados al tratamiento de la artrosis que el Ministerio de Sanidad quiere dejar de financiar. El estudio ha sido impulsado por la Fundación Internacional de los pacientes con Artrosis (OAFI), que decidió reunir un comité científico compuesto por seis expertos clínicos de reconocido prestigio a nivel internacional y un grupo de 15 clínicos expertos en el manejo de la artrosis, recomendados por las sociedades científicas de atención primaria, entre otras. La finalidad era pedirles su opinión basada en la experiencia clínica y la evidencia científica sobre el uso apropiado de los Sysadoas mediante la técnica Delphi. Durante dos rondas de preguntas se valoraron 206 consultas concretas estructuradas en 24 preguntas clínicas. Según informa OAFI, los resultados se analizaron y debatieron en una reunión en la que participaron todos los expertos, y en ella se consensuaron tres puntos importantes. El primero es que factores individuales del paciente como peso, edad, actividad física, etc., pueden condicionar el uso de los Sysadoa orales. El segundo que es que estos fármacos, sobre todo el sulfato de condroitina y su combinación con la glocosamina, se consideran adecuados en la artrosis primaria (rodilla, mano y cadera) y en algunos tipos de artrosis secundaria; no se consideran en cambio adecuados en artrosis erosiva de manos, hombro, columna y tobillo. El tercero es que los Sysadoa orales pueden ser prescritos a pacientes con riesgo o enfermedad crónica asociada, siendo en la mayoría de los casos la única alternativa terapéutica.