Ayuda psicológica gratuita para sanitarios con problemas de ansiedad

Combatir el virus en primera línea les ha generado, además del doble de contagios que a la población general, graves problemas emocionales. Se trata de un colectivo al que le cuesta pedir ayuda psicológica, y que solo recurren a ello cuando el problema ha invadido completamente su vida.

Dafne Cataluña, fundadora del IEPP, destaca la importancia de ofrecer a los sanitarios herramientas para mejorar su bienestar emocional.IEPP

El 80% de los profesionales sanitarios padece trastornos de ansiedad, el 40%, agotamiento generalizado y, el 24% de los médicos, se ha planteado dejar su trabajo, según un informe del Colegio de Médicos de Barcelona. Los profesionales de la salud están desbordados y esto interfiere en su actividad profesional, calidad de vida y bienestar emocional. Ante esta situación, el Instituto Europeo de Psicología Positiva (IEPP) ha puesto en marcha una iniciativa solidaria para ayudar a los facultativos a combatir la ansiedad, dotándoles de herramientas y recursos emocionales para gestionar su ansiedad en un momento de repunte de la pandemia. “La diferencia de este programa con el resto de los que existen, es, básicamente, que con este se aprenden herramientas para comprender el círculo que mantiene la ansiedad, para transformar pensamientos negativos repetitivos en otros más optimistas, a entrenar técnicas de manejo emocional (yoga, mindfulness, inteligencia emocional, entre otras) y, finalmente, a inducir emociones positivas", señala Dafne Cataluña, fundadora del Instituto.

Terapia cognitivo-conductual

Según un estudio publicado este año por Eva A. M. Van Disque, de la Universidad de Utrecht, en el que evaluó el tratamiento aplicado a más de 4.000 pacientes, el abordaje mas efectivo en el caso de la ansiedad es la terapia cognitivo conductual (TCC), independientemente del colectivo al que se aplique. La TCC ha mostrado mejores resultados que el tratamiento farmacológico por sí solo, la aplicación de la relajación y la psicoeducación. También reciente es una investigación de Matthew Gallagher, de la Universidad de Houston, llevada a cabo con 223 adultos donde ha encontrado que la TCC no sólo es efectiva para reducir la ansiedad, sino que también lo es en el aumento del bienestar y la satisfacción con la vida de los pacientes. “Éste último es el foco de la Psicología Positiva, que se encarga del estudio científico de lo que hace florecer a las personas. Porque la psicología nos puede ayudar, no sólo a dejar de sentirnos mal, sino a sentirnos plenos y felices con nuestras vidas” explica la especialista.

Aunque los expertos en salud mental siempre recomiendan que la TCC se lleve a cabo de manera presencial e individualizada para asegurar su efectividad, el programa formativo que ofrece el IEPP se hace vía online. “Conocemos su dificultad para conciliar sus horarios de trabajo, y más ahora con la carga extraordinaria que están viviendo. Por eso queremos ayudar con un conocimiento que tiene una calidad similar al que se adquiere en psicoterapia pero en un formato que resulta más accesible porque no requiere de horarios, cada uno lo hace a su ritmo, y puedes repasar y repetir las videolecciones las veces que necesites”, señala Cataluña.

Claves de autocuidado para profesionales sanitarios

“Este colectivo es particularmente complicado a la hora de pedir ayuda psicológica en un primer momento, de ahí la importancia de estas campañas informativas. Lo habitual es que solo acudan a un profesional cuando el problema se ha agravado, y se sienten incapaces de seguir adelante”, explica la especialista. Y es que, cuando se trata de la mente no atendemos a la misma lógica que con un problema físico, y eso nos lleva a agravar cuadros de ansiedad que pueden haber comenzado de forma leve.

Desde IEPP, ofrecen una serie de recomendaciones que pueden ser especialmente útiles para este colectivo tan expuesto a las consecuencias emocionales de la pandemia:

  • Identificar que lo que nos está ocurriendo es ansiedad. “Si algo nos hemos encontrado en alumnos y pacientes sanitarios es que, a veces, la razón por la que cuesta dar el primer paso para pedir ayuda psicológica es porque los síntomas pueden confundirse con la fatiga que produce el propio trabajo”.
  • Mantener las rutinas “pre-pandemia”,en la medida en que podamos. “Costumbres como el tipo de desayuno, la hora a la que acostarnos, el hacer ejercicio o quedar para relacionarnos suelen irse perdiendo poco a poco cuando la ansiedad entra en nuestras vidas. Cuando hacemos esto, perdemos una gran cantidad de experiencias positivas que nos dan la energía y la ‘gasolina’ para poder afrontar lo más difícil, estar a pleno rendimiento en el trabajo”.
  • Cuidar el diálogo interno, que a veces es muy destructivo. “He escuchado a sanitarios decirse a sí mismos cosas como esta: 'no había tiempo para hacer las cosas bien, era una sensación de descontrol constante, debería haberlo hecho mejor pero es que realmente no podía. Había días que no tenía tiempo ni para ir al baño en 8 horas”, cuenta Cataluña. “Una de las consecuencias de esa sensación de descontrol en el sanitario es la culpa o, en ocasiones, la angustia de anticipar que algo así se pueda repetir. Para manejar esas emociones primero hay que tomar las riendas del diálogo interno”, añade.