Sociedad

Dos autonomías se suman a Madrid: sus UCIS se encuentran ya en situación límite

La Rioja, Castilla y León, Ceuta y Melilla desbordan también el umbral fijado por el Ministerio de Sanidad

Varios centenares de jóvenes protagonizaron el pasado viernes la primera jornada del cribado dirigido que se realiza en Logroño, donde la incidencia acumulada a 14 días es de 420 casos por 100.000 habitantes, para identificar al máximo número posible de personas infectadas por la covid-19 asintomáticas, por lo que se realizarán unos 6.000 test rápidos de antígenos durante los próximos días.
Varios centenares de jóvenes protagonizaron el pasado viernes la primera jornada del cribado dirigido que se realiza en Logroño, donde la incidencia acumulada a 14 días es de 420 casos por 100.000 habitantes, para identificar al máximo número posible de personas infectadas por la covid-19 asintomáticas, por lo que se realizarán unos 6.000 test rápidos de antígenos durante los próximos días.RAQUEL MANZANARESEFE

Las unidades de cuidados intensivos (UCIS) de la mayor parte del país empiezan a situarse en situación límite. De momento, los pacientes Covid-19 ocupan ya el 21,51% de sus camas, aunque en algunos territorios la situación empieza a resultar extrema. Es el caso de Aragón, en donde superan el umbral fijado por el Ministerio de Sanidad del 35%, al alcanzar ya una ocupación del 37,95%, y en Castilla y León, en donde llegan la 35,63%. En Madrid la ocupación es del 39,27%, pero la estadística del Ministerio de Sanidad sólo tiene en cuenta las camas funcionales, no las instalables en función de los planes de elasticidad, y estás podrían casi doblarse en apenas cinco días, como ya ocurrió en la primera oleada de la pandemia. Además de estos territorios, las UCIS se encuentran desbordadas en Ceuta, en donde la capacidad ocupada llega al 41,18%, y en Melilla, en donde alcanza el 41,67%. En la primera de estas ciudades autónomas, hay siete pacientes críticos atendidos, mientras que en la segunda el número llega a cinco. Navarra aprueba aún gracias al recurso de la Sanidad privada, a la que el sistema público ha desviado a decenas de pacientes durante las últimas semanas con especial intensidad.