Cómo interpretar el resultado de un test serológico

Los análisis siempre tienen que ser supervisados por un médico, quien se encargará de realizar un diagnóstico acertado

Las pruebas de serología detectan los anticuerpos frente a la Covid-19, que pueden ser generados durante días o semanas después de la infección.Cristina BejaranoLa Razón

Los test serolígicos consisten en analizar una muestra de sangre para detectar anticuerpos. Es decir, esta prueba no detecta el coronavirus, sino la respuesta inmunológica que produce nuestro cuerpo para protegernos de virus y bacterias. Con el avance de la tecnología, es posible que nos encontremos en la situación de tener en nuestras manos los resultados de un test serológico antes de que un médico nos explique su significado. En este tipo de pruebas es importante no comparar los resultados con los de otra persona, ya que es probable que existan diferencias. El resultado siempre debe ser valorado por un profesional.

¿Qué mide un test serológico para el diagnóstico de la Covid-19?

Las pruebas de serología detectan los anticuerpos frente a la Covid-19, que pueden ser generados durante días o semanas después de la infección, según explica la Organización Mundíal de la Salud (OMS). La presencia de anticuerpos indica que esa persona estuvo infectada, independientemente de la gravedad de los síntomas. En los test es habitual la detección de tres tipos de anticuerpos: IgG, IgM e IgA.

La inmunoglobulina G se encuentra en la sangre y es la que más abunda en nuestro organismo. Es un tipo de anticuerpos que se producen en la fase tardía de infección. La aparición de anticuerpos de tipo IgM e IgA suele coincidir con el inicio de los síntomas.

¿Cómo se puede interpretar el resultado?

El resultado positivo o negativo de anticuerpos, combinado con la realización de una prueba PCR, permite de los médicos identificar en qué fase de infección se encuentra el paciente y cuáles son los riesgos. La Asociación Española de Cirujanos (AEC) realiza las siguientes recomendaciones para la interpretación de los test:

Un resultado negativo en la PCR, IgG e IgM/A indican que no ha habido infección. La probabilidad de contagio a contactos en este caso es baja, aunque existe el riesgo de que el resultado de la PCR sea un falso negativo, lo que incrementaría el peligro de transmisión del virus.

PCR (+), IgG (-) e IgM/A (-) indica que el paciente se encuentra en la fase inicial de la infección y que, por lo tanto, el riesgo de contagio a contactos es elevado. Un resultado positivo en los anticuerpos IgM/A y la prueba PCR también revela que la persona se ha infectado recientemente.

El resultado positivo en PCR, IgG e IgM/A muestra que el paciente se encuentra en la fase activa de la infección y que el riesgo de contagiar a otras personas es elevado.

Si la PCR resulta negativa, pero el test serológico muestra unos valores positivos en los anticuerpos IgG e IgM/A, el paciente se encuentra en la fase de seroconversión, que es el momento de transición entre el infección y cuando los anticuerpos ya están presentes en la sangre.

Si la prueba PCR y los niveles de IgM/A son negativos, pero el resultado de los anticuerpos IgG es positivo, la persona que estuvo infectada ya ha superado el virus y el riesgo de contagio es bajo.